El CEO de Apple, Tim Cook, hizo varios anuncios durante su reporte financiero con inversores, y además de confirmar el lanzamiento de la Apple Card en agosto, también señaló los planes de la compañía de seguir haciendo sus Mac Pro en Estados Unidos.

Hace pocos meses, un reporte del Wall Street Journal señaló que Apple tenía planes de mover su línea de ensamblaje de Mac Pro de Estados Unidos a China, después que Donald Trump anunciara el aumento de 25% de los aranceles a productos chinos, valorando en USD$200 millones.

En este sentido, fuentes informaron que la compañía planeaba acudir a este nuevo plan de ensamblaje en China para reducir los gastos, ya que al contar con la cercanía de otros proveedores de Apple en territorio asiático, tendría menos coste de producción y mano de obra china.

No obstante, recientemente se conoció que Apple solicitó la exención del arancel establecido por Estados Unidos para equipos como la Mac Pro, pero al parecer la compañía lo usó para traer equipos ya ensamblados al país norteamericano.

Sin embargo, Donald Trump advirtió que para gozar de este beneficio Apple debía ensamblar completamente la Mac Pro en Estados Unidos, por lo que Tim Cook confirmó durante el reporte financiero que la compañía planea seguir ensamblando la Mac Pro en ese país.

Hemos estado fabricando la Mac Pro en Estados Unidos; queremos continuar haciéndolo. Estamos explicando eso y esperamos un resultado positivo.

Mac Pro, el único producto ensamblado en EE.UU.

La Mac Pro es el único artículo de hardware importante que se produce en suelo norteamericano, desde el 2013. Siguiendo el compromiso de USD$ 100 millones anunciado por Tim Cook durante una entrevista.

Apple restringe acceso a podcasts en mandarín a usuarios de China

El nuevo Mac Pro es un producto exclusivo para profesionales de alto nivel y con buenas posibilidades económicas, por lo que la fabricación del dispositivo en EE.UU. es mucho más costosa, por lo que el mover a China resultaba en una alternativa viable para la compañía.

Sin mencionar que la fábrica ubicada en Austin, Texas, ha enfrentado algunos inconvenientos con su producción debido a que no cuentan con personal necesario luego que Flex realizara varios despidos por bajas en ventas de la Mac Pro valorada en USD$6,000, señala la fuente.

Pero en caso de que el gobierno estadounidense no considere la exención de Apple para la Mac Pro, podría ser contraproducente seguir ensamblando en el país debido al precio exhorbitante que podría alcanzar. Esto sin duda obligaría a Apple a mover la línea de producción a China.

De momento solo queda esperar la decisión del gobierno de Estados Unidos y el precio oficial de la nueva Mac Pro que saldrá a la venta a finales de 2019.

Más en TekCrispy