El bullying tiene peligrosas consecuencias para los jóvenes.

A pesar de que en los últimos años, los educadores y la comunidad escolar en general se ha hecho más conscientes de la prevalencia del bullying o intimidación en estudiantes, esto sigue observándose en muchas instituciones educativas de primaria y secundaria. Uno de cada tres niños sigue experimentando intimidación en la escuela.

El rechazo e intimidación que sufren algunos estudiantes puede marcar su vida y afectar su futuro, provocando incluso rechazo a la escuela, resentimiento y aislamiento social, lo cual aumenta las probabilidades de sufrir depresión y otros trastornos.

Asimismo, el problema puede acarrear problemas de violencia más acentuados que podrían desacreditar a las instituciones y sus líderes, de modo que no es una situación a la cual pueda hacerse caso omiso.

Una relación entre el sentido de pertenencia y la intimidación

Escuela Primaria Australia Bitcoin
Tanto padres como maestros deben aplicar medidas para aumentar la integración de los niños a la familia y la escuela, pues esto reducirá la posibilidad de que se conviertan en acosadores.

Christopher Slaten y Chad Rose, profesores asociados en la Facultad de Educación de la Universidad de Missouri, junto con Jonathan Ferguson, un candidato graduado en el programa de psicología de asesoramiento, basaron su investigación en el análisis de los resultados de una encuesta realizada a 900 estudiantes de escuela secundarias rurales en todo Estados Unidos.

La encuesta incluía preguntas relacionadas con el sentido de pertenencia entre compañeros, familia y la comunidad escolar en general, así como el comportamiento de intimidación, como el hecho de difundir rumores o si se atacaba a otros compañeros.

Encontraron que de hecho había una relación entre el sentido de pertenencia y la ocurrencia de la intimidación entre los participantes. Cuando un estudiante siente que pertenece a sus compañeros y familiares, mayor probabilidad hay de que sienta que pertenece a su comunidad escolar. Asimismo, mientras mayor sea este sentido de pertenencia a la escuela, entonces menor probabilidad habrá de que desarrollen comportamientos de intimidación.

Estimular el sentido de pertenencia familiar y escolar

Como es de esperar, el desarrollo de estos comportamientos abusivos para con otros tiene una estrecha relación con la vida familiar de los estudiantes. De modo que los padres podrían jugar un papel fundamental alimentando el sentido de pertenencia de sus hijos a su hogar con una actitud más proactiva en su crianza.

Slaten considera que una de las formas de incentivar el sentido de pertenencia familiar de un niño es organizando actividades que encajen más con los intereses de este. Para ello, es necesario que estos conozcan más a fondo a sus hijos.

Asimismo, fomentar la participación familiar en las actividades que surjan para los diferentes integrantes de la familia, así como alentar a los hermanos a brindarse apoyo mutuo en las tareas que aborden:

“Si tiene hijos con diferentes intereses, podría ser beneficioso sugerir que toda la familia se reúna para asistir a los eventos y actividades de los demás, incluso si no agrada a toda la multitud cada vez. Al alentar a los hermanos a apoyarse mutuamente, los padres pueden ayudar a sus hijos a sentir que sus intereses son aceptados y que encajan dentro de la unidad familiar”.

De modo que fomentar la integración de los estudiantes a la comunidad puede reducir significativamente la posibilidad de que se conviertan en acosadores. Tanto padres como educadores deben tomar medidas propicias para crear un ambiente de apoyo y aceptación, tanto en los hogares como en las escuelas.

Por su parte, Rose señal que una de estas formas es la creación de clubes estudiantiles, como suelen hacer los colegios japoneses. Estos a su vez pueden ofrecer atención a los estudiantes que necesiten desahogarse y a su vez organizar actividades que estimulen su integración.

“Lo que descubrimos es que las percepciones de los estudiantes sobre el apoyo y la aceptación de su entorno escolar tienen el poder de alterar el comportamiento de intimidación. Esto significa que incluso los actos de simple compasión y los esfuerzos para crear un espacio de aceptación y apoyo para los estudiantes pueden ayudar a prevenir el acoso escolar en las escuelas. Esto es una noticia poderosa para los maestros, los estudiantes y sus familias”.

A pesar de que haya eventos pequeños que puedan encasillarse como tal, pensar que es “cosa de la juventud” es totalmente errado. El acoso escolar es una realidad innegable que afecta a muchos niños y adolescentes y puede resultar en consecuencias graves.

Referencia:

Students with a greater sense of family and school belonging are less likely to become bullies. https://munews.missouri.edu/news-releases/2019/0730-students-with-a-greater-sense-of-family-and-school-belonging-are-less-likely-to-become-bullies/?utm_campaign=331205_07-30-19%20Slaten%20bullying&utm_medium=email&utm_source=email&dm_i=42N5,73K5,2M83OD,QS7U,1