Foto: NASA

Mientras la NASA continúa su preparación para conquistar la Luna y Marte, la agencia ha comenzado a solicitar ayuda de parte de las compañías privadas de este sector. Asimismo, la NASA ha anunciado la finalización de un importante acuerdo que prometía facilitar la entrega de cargas útiles a la superficie lunar a partir de 2020.

El día de hoy, la agencia anunció la finalización de un contrato de US$ 97 millones que había establecido con Orbit Beyond, una firma de robots de aterrizaje espacial con sede en Nueva Jersey. La medida se produce apenas dos meses después de la firma del documento, donde Orbit ayudaría a la agencia a enviar sus instrumentos científicos a la Luna.

Al parecer, la compañía notificó a la NASA de los grandes desafíos que enfrentaba a nivel interno y que le impedirían finalizar en el tiempo establecido la responsabilidad encargada. Más allá de estas afirmaciones, la agencia no reveló más detalles sobre la ruptura del acuerdo, sin embargo, aseguró que la medida no afectaría las futuras misiones de aterrizaje en la Luna, programadas para el año 2021. En este sentido, Thomas Zarbuchen, director de la jefatura de misiones científicas de la NASA en Washington, explicó:

Sabemos que las misiones del programa de Servicios de Carga Lunar Comercial (CLPS, por sus siglas en inglés) van a ser un desafío por varias razones, y no siempre tienen éxito (…) Estamos dispuestos a aceptar algunos riesgos para poder regresar rápidamente a la Luna, con socios comerciales, y realizar un emocionante desarrollo de ciencia y tecnología con amplias aplicaciones.

Nuevas alianzas para futuras misiones

Además del fracaso de Orbit Beyond, la agencia también anunció nuevas asociaciones con varias empresas y organizaciones de la industria aeroespacial, con la finalidad de desarrollar tecnologías vinculadas a las misiones de aterrizaje en otros planetas, exploración de la Luna, enviar propulsores al espacio exterior y mucho más.

Los aviones eléctricos podrían estar muy cerca gracias a la NASA

En este sentido, un total de 10 empresas han establecido 19 convenios con la NASA, como parte de su programa de Anuncio de Oportunidad de Colaboración (ACO, por sus siglas en inglés). En octubre pasado se hizo la primera convocatoria oficial de esta iniciativa, solicitándoles a las empresas que detallaran los proyectos que les gustaría crear bajo este programa.

Ahora, las compañías seleccionadas recibirán la experiencia de la NASA para que sus tecnologías espaciales maduren oportunamente, todo ello sin costo para las empresas. Una de las empresas que han obtenido el beneficio de pertenecer a ACO es Blue Origin, propiedad de Jeff Bezos. Esta firma espera crear un sistema de navegación y aterrizaje en la superficie lunar, además de un sistema energía que mantenga a su módulo de aterrizaje, Blue Moon, en funcionamiento durante dos semanas continuas.

El competidor directo de Blue Origin, SpaceX, también ha recibido el beneficio de trabajar con la NASA en ACO para desarrollar soluciones que serán imprescindibles para el futuro de su cohete Starthip. Otras empresas importantes que figuran en el acuerdo son Maxar y Sierra Nevada.

Más en TekCrispy