Foto: TheStreet

United Airlines anunció hoy que ha adquirido una participación en la compañía de tecnología biométrica Clear, en un intento por agilizar el proceso de registro de identidad de los viajeros. La noticia se produce en medio de las crecientes preocupaciones sobre la forma en que las aerolíneas manejan la privacidad de los usuarios a través de sus sistemas de verificación.

Desde su fundación, en 2010, Clear cuenta con más de 3.8 millones de usuarios que recurren a sus sistemas de detección biométrica en diversos aeropuertos de EE.UU. para pasar por los puntos de control de manera más rápida. La compañía cobra una tarifa de US$ 179 anualmente para que los viajeros utilicen sus puntos biométricos.

Actualmente, Clear tiene presencia en los aeropuertos de San Francisco, Los Angeles, Washington y Denver, sin embargo, gracias a la nueva asociación con United Airlines, los puntos de detección biométrica llegarán a los aeropuertos de la compañía en Houston, Chicago y Newark Liberty. A través de un comunicado, Caryn Seidman-Becker, presidente y CEO de Clear, afirmó:

Nuestros clientes constantemente nos dicen que quieren seguridad acelerada. Creemos que esta asociación con Clear mejorará su experiencia (…) Nuestro enfoque compartido en la experiencia del cliente nos permitirá reducir la fricción en cada punto de contacto y ayudar a los viajeros a disfrutar más de lo que aman.

La detección biométrica se expande

De momento, los términos del acuerdo no se han revelado, pero lo cierto es que United no será la única propietaria de Clear. Actualmente, Delta Airlines cuenta con una participación en dicha compañía. El hecho de que dos aerolíneas tengan acciones en Clear, seguramente expandirá los sistemas de detección biométrica a más aeropuertos de EE.UU., y podría ser la inspiración para que esta actividad se convierta en algo común en todos los aeropuertos del mundo.

A finales de abril, United Airlines decidió cubrir las cámaras de sus sistemas de entretenimiento luego de las constantes quejas sobre la presunta recopilación inadecuada de imágenes de los pasajeros. Además, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés), se encuentra bajo escrutinio del Congreso de EE.UU. sobre la manera en que ha implementado su tecnología de reconocimiento facial en los aeropuertos.