Los cuentos ilustrados son un recurso muy valorado en la infancia y educación de los humanos. Por medio de ellos, los niños pueden conocer cuentos tradicionales, aprender moralejas y aprender sobre temas como la amistad, modales, alimentación e incluso sobre política.

Vemos cómo las historias de Disney, por ejemplo presentan personajes destacados que son princesas, reyes, reinas, mientras que en los que aparecen cargos más locales como los alcaldes no suelen jugar un papel de héroe.

Es difícil de creer, pero esto ha llamado la atención de la ciencia, que estima que precisamente los libros ilustrados son un mejor recurso para iniciar el aprendizaje sobre política y sus participantes.

Es por ello que un equipo de investigadores de la Universidad de Kansas se reunió para estudiar los cuentos infantiles ilustrados más populares de los últimos años y descubrir qué mensajes políticos incluyen y la forma en que se presentan a los niños. Los hallazgos se publicaron recientemente en Journal of Genetic Psychology.

Meagan Patterson, una profesora de psicología evolutiva en la institución, realizó varios estudios previos sobre lo que saben los niños sobre política en los que encontró que estos manejan conceptos errados sobre política. De hecho, suelen confundir las funciones de un presidente y un rey, declaró.

“Una de las cosas que vimos en el conjunto de datos anterior fue una gran cantidad de variabilidad y conceptos erróneos en el conocimiento de los niños. Usted tendría un estudiante de kindergarten que conocía a una tonelada y un estudiante mayor que tenía ideas erróneas sobre la diferencia entre un presidente y un rey. Los libros ilustrados podrían ser una buena manera de iniciar conversaciones sobre aquellos temas que pueden ser difíciles de discutir para los niños para obtener información sobre temas que sus padres no están discutiendo”.

Es por ello que Patterson y sus colegas procedieron a analizar los libros dentro de la lista de libros más vendidos de The New York Times de 2012 a 2017, recolectando un total de 251 libros ilustrados. Entonces ubicaron aquellas imágenes que abordaban problemas políticos, procesos, símbolos asociados con la política o el liderazgo político, líderes, y empleados del gobierno. La mitad de los libros consultados contenían al menos una referencia de este tipo.

El sufragio como un tema solo de adultos y las protestas solo en el pasado

Aquellos libros que incluían contenido político, abordaban el tema específico de las votaciones como un tema limitado únicamente a los adultos. La referencia más común fue la de mayores de edad ejerciendo su derecho al voto para escoger un presidente, siendo estos los ejemplos más formales.

Curiosamente, los ejemplos más formales, como el que un maestro reúna a los integrantes de su clase para que voten para escoger a la mascota del aula, fueron poco recuentes. Contrasta con la de las votaciones presidenciales porque podría hacernos pensar que el sufragio debe tomarse en serio solo en la selección de un representante político, siendo menos importante en otros niveles como el escolar.

Por otro lado, las protestas se presentaban generalmente para hacer referencia a eventos pasados, como el movimiento por los derechos civiles o la historia de Rosa Parks, sin mencionar la influencia de las mismas en la vida actual.

Las protestas parecen presentarse a los niños como algo que solo ocurrió en el pasado. Si analizamos un poco, podríamos pensar que todo está bien en la actualidad y que no hay causas tan relevantes por las que protestar como en el pasado.

Los reyes se presentan como los más demócratas

Los investigadores prestaron especial atención a la forma en que retratan a los líderes políticos en los libros ilustrados. Sorprendentemente, los líderes monárquicos (reyes) se representaron con frecuencia como líderes democráticos. En los libros ilustrados revisados, la mayoría de los reyes eran personajes de ficción con frecuencia mujeres o niños.

Por otro lado, los líderes demócratas se citaban más como líderes a nivel nacional, como los presidentes, mientras que aquellos líderes de localidades más reducidas alcaldes, los concejales y los empleados del gobierno rara vez se mencionaron. De hecho, estos últimos, como carteros, oficiales de policía o recolectores de basura aparecieron en muy pocos casos.

“¿Cuánto saben los niños, o incluso sus padres, sobre quién es o no es un empleado del gobierno? Incluimos ese elemento en el análisis porque podría ser una forma de hablar sobre los sistemas y procesos políticos y comprender quién toma las decisiones y hace el trabajo que afecta nuestra vida cotidiana”.

Los líderes demócratas sí estaban representados con figuras históricas de la historia estadounidense como Abraham Lincoln o George Washington, con ligeras excepciones de figuras contemporáneas como la Jueza de la Corte Suprema Ruth Bader Ginsburg.

Patterson comentó que los líderes democráticos estuvieron más relacionados con contenido educativo mientas que los monárquicos se presentaban más como entretenimiento, lo que mereció el siguiente comentario:

“Especialmente para las niñas, esas figuras monárquicas pueden darles más personajes con los que identificarse. Los libros con líderes democráticos se sintieron más educativos, mientras que los otros parecían más para el entretenimiento. Me hace preguntarme si estamos presentando la democracia como algo de lo que tienes que aprender, en lugar de algo emocionante e importante”.

La importancia de la educación política desde la infancia

Es necesario instruir a los niños sobre la política y sus procesos, y los libros ilustrados pueden ser un recurso útil para ello.

La conclusión de los investigadores fue que los libros ilustrados desaprovechan la oportunidad de instruir a los niños en el tema de la política, pues presentan de manera poco práctica información básica como las diferencias entre un rey y un presidente, así como la omisión del papel de figuras fundamentales como la de los empleados públicos.

Según Patterson, “la literatura puede tener un gran impacto y ayudar a las personas a pensar ‘este es un tema importante’ o informar al tipo de persona que quieren que sea como adulto“. De modo que es necesario empezar a educar a los niños desde pequeños en la política y los procesos involucrados bajo un enfoque más realista.

Bien sabemos que la política es un aspecto relevante en la vida de todos como ciudadanos habitantes de un país. El correcto aprendizaje desde temprana edad podría ser la clave para aplicar mejores criterios a la hora de votar por un determinado gobernante, por ejemplo. Pero más allá de eso, puede influir en la formación de ciudadanos ejemplares, educados e involucrados con los procesos políticos en su entorno.

Referencia:

Children’s Literature as a Vehicle for Political Socialization: An Examination of Best-Selling Picture Books 2012–2017. https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/00221325.2019.1635077

Study examines how picture books introduce kids to politics, portray leaders, issues, democracy. https://news.ku.edu/2019/02/05/study-examines-how-picture-books-introduce-kids-politics-portray-leaders-issues-democracy