Por años se ha debatido sobre si el instinto maternal solo está reservada para mujeres o si es algo que los hombres pueden llegar a desarrollar. A pesar de que ciertos estudios han desmitificado la idea de que está reservado únicamente para las mujeres, una nueva investigación ha presentado pruebas que arrojan nuevas evidencias sobre el instinto materno y su relación con el género femenino.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Louisiana descubrió que junto la oxitocina –una hormona muy importante en el comportamiento social y en el rol materno– se activan un grupo de células en el área del cerebro de los ratones hembra que no se activan en los machos. De esta manera se confirma que, efectivamente, el instinto maternal es inherente al sexo femenino.

De acuerdo con Ryoichi Teruyama, director del estudio, los resultados de la investigación son concluyentes en lo que se refiere a la diferencia del sistema de oxitocina entre hombres y mujeres. Esto se debe a que los receptores de la oxitocina se encuentran en el área del cerebro que está asociada al comportamiento materno.

La oxitocina está relacionada con la depresión posparto

La oxitocina está asociada a la depresión posparto de la madre, pero también se ha utilizado como un tratamiento para dicho trastorno.

Los resultados del estudio demuestran que los receptores de la oxitocina se activaron en los ratones hembra cuando había presencia de estrógeno, lo cual quiere decir que guarda relación con el comportamiento materno.

Durante años, la oxitocina se ha utilizado para el tratamiento de trastornos mentales como la ansiedad, autismo y la depresión posparto.

La depresión posparto es un trastorno que se genera cuando la madre da a luz a su hijo en el que enfrenta estados de ansiedad y de tristeza que no solo la afectan a ella, sino también a su bebé.

Esto podría desembocar en problemas cognitivos para el bebé, además de sufrir consecuencias en su comportamiento, estado emocional y también en sus condiciones médicas.

¿El instinto maternal nace o se hace?

Aunque todos los mamíferos hembra tienen instinto maternal, no siempre de adquiere de manera automática cuando se da a luz a un hijo. Se trata de un sistema de estímulo y respuesta en el que la madre va aprendiendo a comprender las señales de su pequeño.

Aun cuando todos los mamíferos hembra tienen instinto maternal, no siempre es algo que esté asociado al nacimiento de manera automática, es decir, que no todas las madres que recién dan a luz adquieren todos los conocimientos necesarios para cuidar a su cría. Al contrario, el instinto maternal es un aspecto que se va desarrollando a medida que va creciendo el bebé. Se trata de un sistema de estímulo y repuesta al que la madre se va adaptando conforme va entendiendo las pistas y señales de su pequeño.

Si los receptores de oxitocina se activan cuando hay presencia de estrógeno, ¿es el instinto maternal inherente solo al sexo femenino? De acuerdo con un estudio de 2015, también efectuado en ratones, no necesariamente.

El estudio consistió en hacer pruebas a ratones hembra vírgenes y a ratones hembra madres para ver cómo reaccionaban al llanto de las crías de ratones, con lo cual encontraron que las vírgenes ignoraban los sollozos o incluso canibalizaban a los bebés, mientras que las madres buscaban la fuente del llanto para solucionar el problema.

Dado que la oxitocina está relacionada con el instinto maternal, los científicos se preguntaron cómo reaccionarían las vírgenes si se les inyectaba la hormona.

El resultado fue fascinante: las hembras vírgenes cambiaron su actitud caníbal hacia las crías y comenzaron a calmar a los pequeños ratones de la misma manera en que lo hicieron las hembras madre.

Sin embargo, no solo la oxitocina cambió el comportamiento de las vírgenes, sino también su respuesta neural al llanto de los ratones.

Qué hay de los hombres, ¿tienen o no instinto ante sus crías?

De inyectarle oxitocina a hombres para mejoras su conexión con el bebé, la respuesta sería positiva aunque mucho más lenta que las mujeres que aún no son madres.

Aunque evidentemente el vínculo entre la madre y el hijo es mucho más fuerte que el de los hombres, el instinto maternal no es excluyente del sexo masculino. Durante el experimento, los científicos inyectaron oxitocina a ratones macho y descubrieron que aunque la respuesta fue mucho más lenta que la de las vírgenes, sí generó un cambio en el comportamiento hacia las crías. Mientras que el efecto en las vírgenes de hizo notar en poco menos de 12 horas, la oxitocina hizo efectivo entre tres a cinco días.

Esto genera una pequeña esperanza con respecto al mejoramiento de comportamiento maternal, no solo en madres con depresión posparto, sino también en los padres que también quieren involucrarse más en la crianza de sus hijos.

Referencia: Sexuallydimorphic oxytocin receptor-expressing neurons in the preoptic area of the mouse brain: https://doi.org/10.1371/journal.pone.0219784