La cultura popular retrata a los tiburones como uno de los depredadores más temidos en el mar. Sin embargo, ya se ha refutado ello, pues este título es más atribuido a las ballenas orcas, que incluso causan temor en estos animales.

Días atrás desmentimos el mito de que el mar es más seguro cuando hay delfines, pues estos espantan a los tiburones. Aunque es poco probable, estos pueden coincidir dentro del mar porque ambos son animales carnívoros, y pueden ir a cazar a los mismos lugares.

Gracias a la famosa película Tiburón, nuestra mente suele reproducir la famosa melodía de alerta que colocaban cuando el animal se acercaba. Sin embargo, aunque pocos lo sepan, realmente no hay mucho porqué temerles estando dentro del mar.

En primer lugar, las estadísticas revelan que el riesgo de ser mordidos por un tiburón es sumamente bajo, y de hecho, hay 30 veces más probabilidad de ser alcanzado por un rayo. Para mayor referencia, es más probable morir tomándose una autofoto o mordido por un neoyorquino, por absurdo que suene.

¿Entonces de dónde proviene este miedo? Es probable que de la ignorancia e ideas erradas formadas en torno a estos animales, que pese a sus mandíbulas bien equipadas y el gran tamaño de su cuerpo, no deberían ser objetivo de temor para los humanos, que son típicos terrestres. Es por ello que a continuación hablaremos un poco sobre ellos.

Cazador cazado: este tiburón fue tragado por un gran pez de aguas profundas

Los humanos no son alimento de los tiburones

Según los datos registrados en el Archivo Internacional de Ataques de Tiburones durante los últimos 60 años, existe una relación estrecha entre las mordeduras de tiburones y la cantidad de personas en el agua.

Pero los tiburones no cazan a los humanos. Si esto fuera cierto, la probabilidad de ser mordido sería mucho mayor que la de ser alcanzado por un rayo, y peor aún, hubiese muchos más casos de mordedura que los registrados hasta ahora pues los humanos frecuentan el mar.

Es cierto que han ocurrido accidentes de este tipo que incluso han resultado en la muerte de humanos, pero esto se debe a casos de identidad errónea. Es decir, es probable que estos los tiburones los confundieran y los mordieran.

Otro punto a considerar es la ubicación. Los tiburones pueden acercarse a las costas siguiendo a los peces de cebo o focas que son sus presas naturales, y en este proceso se encuentren con las personas, que suelen nadar justo en esta zona.

De aquí, se deriva otro factor importante, que son las condiciones ambientales, refiriéndonos a la marea, temperatura y condiciones climáticas en general, que pueden determinar el movimiento del pez cebo hacia la costa, y por consiguiente, la probabilidad de que un tiburón se desplace hacia ella.

Solo podríamos temer a una docena de especies

De las más de 520 especies que existen, apenas una docena de especies de tiburones representan un riesgo para los seres humanos.

Los humanos suelen generalizar en lo que respecta a los tiburones. Pero así como hay bacterias muy diferentes, los tiburones tienden a ser muy diversos. Pero lo más resaltante de ellos es que incluso entre las aproximadamente 520 especies de tiburones, solo una docena de ellos representan en verdad un riesgo para los humanos.

De esta docena, tres especies han logrado hacerse fama por ser los culpables de casi todas las muertes humanas por mordeduras de tiburón: el tiburón blanco (Carcharodon carcharias), el tiburón tigre (Galeocerdo cuvier) y el tiburón toro (Carcharhinus leucas).

Curiosamente, estas son genéticamente diferentes entre ellas. El grupo del cual provenían se dividió hace 170 millones de años, mientras existían los dinosaurios e incluso antes de que aparecieran las aves y los primates.

Los ataques de estas especies se han observado en zonas específicas. Al sureste de los Estados Unidos, se sospecha que los blacktips son los culpables de la mayoría de las mordeduras relativamente pequeñas en humanos.

En Cape Cod las mordeduras ocurridas han sido por parte de tiburones blancos, mientras que en las Carolinas han sido por parte de tiburones toro, tiburones tigre y salsas negras (Carcharhinus limbatus).  En islas volcánicas como Hawaii, las costas se han visto acechadas por tiburones tigres que han causado muertes humanas.

Un poco sobre cada especie

Como hemos mencionado en ocasiones anteriores, es necesario conocer a estas especies para saber cómo evitar el contacto con ellas. Recordemos que los humanos somos terrestres, y cuando ingresamos al mar, estamos invadiendo el hábitat natural de los tiburones.

El tiburón blanco es especialmente grande y frecuenta las aguas días, por lo que pasan gran parte de su vida aislados y alimentándose de otros peces. Entre sus presas también figuras las focas, que suelen estar en las costas, pero esto ocurre en determinadas épocas del año.

Cazador cazado: este tiburón fue tragado por un gran pez de aguas profundas

Los tiburones tigres también son grandes, típicos de zonas tropicales, por lo que hay más probabilidad de encontrarlos nadando en aguas poco profundas, como las frecuentas por nadadores y surfistas.

Los blackstips se alimentan de peces de cebo como Menhaden, desconfían de los seres humanos y son comunes en las zonas tropicales. En cambio, los tiburones toro frecuentan tanto aguas dulces como saladas, y por lo general se encuentran cerca de los estuarios. Son más grandes y audaces, lo que los hace hábiles cazadores.

Existe una iniciativa conocida como Programa de Florida para la Investigación de Tiburones en la que especialistas en el área trabajarán para monitorear los movimientos de los tiburones y su relación con los fenómenos climáticos, a fin de instruir a la población sobre el tema.

Referencia:

Shark Week looms, but don’t panic. https://theconversation.com/shark-week-looms-but-dont-panic-120939

Más en TekCrispy