Los médicos y los funcionarios de salud pública han instado a la población en general a ser más activos y tratar de hacer ejercicio por lo menos 150 minutos por semana a un nivel moderado, o 75 minutos semanales a un nivel vigoroso.

Incluso si no puedes hacer tanta actividad, los estudios muestran que cuando se trata de beneficios para la salud como reducir el riesgo de diabetes, enfermedades cardíacas y obesidad, cualquier ejercicio es mejor que nada.

Preventive Health, la app de Facebook para consejos de salud

Más tiempo sentados

A fin de conocer si estas recomendaciones han tenido efecto, un equipo de investigadores de la Universidad de Iowa realizó un estudio cuyos resultados muestran que la cantidad de tiempo que las personas pasan sentadas, aumentó después del lanzamiento inicial de las Pautas Federales de Actividad Física para los estadounidenses, publicadas en 2008 y actualizadas una década después.

Los investigadores señalan que cada vez hay mayor evidencia de que sentarse puede ser un factor de riesgo para varias enfermedades crónicas.

Para el estudio, los investigadores analizaron datos de una muestra representativa de más de 27.000 adultos tomadas de las Encuestas Nacionales de Salud y Nutrición, encontrando que las tasas de actividad física no cambiaron mucho entre 2007 y 2016.

En la encuesta 2007-2008, el 63 por ciento de los participantes se involucraron en la cantidad recomendada de actividad física aeróbica, una proporción similar a la registrada en la encuesta de 2015-2016, los años más recientes para los cuales hay datos disponibles.

Si bien eso no es una noticia alentadora, tampoco es desalentador, ya que las tasas de ejercicio no bajaron. Pero cuando el equipo observó el comportamiento sedentario, se sintieron más decepcionados.

En el primer período de la encuesta, el 16 por ciento de las personas informaron estar sentadas durante más de 6 horas al día y no cumplieron con la cantidad recomendada de actividad física, y esa proporción aumentó a casi el 19 por ciento en la segunda encuesta. La cantidad promedio de horas por día que las personas pasaron sentadas aumentó de 5,7 horas a 6,4 horas en ese período.

Un mayor riesgo

Al respecto, el doctor Wei Bao, profesor de epidemiología en la Universidad de Iowa y autor principal del estudio, comentó:

“Esperábamos que las pautas de 2008 fueran algo que les diera a las personas un nuevo mensaje sobre el reconocimiento de la importancia de ser más activo físicamente, pero resultó que no hubo mucho cambio; más bien, encontramos un claro incremento en el tiempo que las personas pasan sentadas. Esto significa que debemos ser más agresivos en la búsqueda de formas de brindar oportunidades a las personas para que se sienten menos”.

Los médicos y los funcionarios de salud pública han instado a la población en general a ser más activos.

Esta es una observación relevante ya que cada vez hay mayor evidencia de que sentarse, independientemente de la actividad física, puede ser un factor de riesgo para varias enfermedades crónicas.

Sistema de donación de órganos en EE.UU. es altamente complejo y difícil para pacientes

Abordar el comportamiento sedentario directamente puede ser fundamental para ayudar a las personas a moverse más, ya que las tendencias sociales brindan cada vez más oportunidades para sentarse en lugar de mantenerse activo.

El equipo planea revisar los datos nuevamente en unos pocos años para ver si la actualización a la Pautas de Actividad Física de 2018 tuvo el impacto esperado. Dadas las tendencias actuales, es probable que el tiempo que las personas invierten en estar sentados siga incrementándose, pero se tiene la esperanza que con las nuevas pautas, la pendiente de este crecimiento sea menor en comparación con lo registrado ahora.

Referencia: Trends in Adherence to the Physical Activity Guidelines for Americans for Aerobic Activity and Time Spent on Sedentary Behavior Among US Adults, 2007 to 2016. JAMA Network Open, 2019. http://dx.doi.org/10.1001/jamanetworkopen.2019.7597

Más en TekCrispy