Los elefantes causan mucho daño a las plantas cuando pisotean la selva, pero, contrariamente a lo que se pudiera pensar, esta actividad aumenta la biomasa del bosque, permitiéndole almacenar más carbono, lo que podría ser positivo en la lucha contra los efectos del cambio climático.

De acuerdo con una reciente investigación, si los elefantes se extinguieran, la cantidad de carbono almacenado en las selvas tropicales de África central podría caer en un 7 por ciento.

Efecto elefante

Se cree que a principios del siglo XIX hubo alrededor de un millón de elefantes en estos bosques, pero en la actualidad se estima que la población de estos grandes herbívoros ronda los 100.000 ejemplares. Estos animales pastan y pisotean árboles de menos de 30 centímetros de diámetro, plantas que están sometidas a mucha competencia por espacio, luz y agua.

A medida que la población de elefantes disminuye, los bosques son menos capaces de ayudar a combatir el cambio climático.

El equipo de investigación se preguntó si los hábitos destructivos de los elefantes podrían permitir que los árboles sobrevivientes crezcan al eliminar su competencia. Para profundizar en esta cuestión, construyeron un modelo matemático de diversidad de plantas y simularon el impacto de los elefantes al aumentar la mortalidad de plantas más pequeñas.

Los árboles absorben el dióxido de carbono cuando hacen la fotosíntesis y reutilizan el carbono en sus troncos, ramas y raíces. Ciertos árboles tienen una mayor densidad de carbono, especialmente los árboles que son de madera dura y de crecimiento lento.

Los elefantes fomentan el crecimiento de los árboles de crecimiento lento al comer, aplastar y derribar los árboles de madera blanda y rápido crecimiento, que encuentran más sabrosos.

Combatir el cambio climático

El modelo mostró que los elefantes reducen la densidad de los tallos en el bosque, pero aumentan el diámetro promedio de los árboles y la biomasa total. En general, la actividad de los elefantes termina por promover los árboles de crecimiento lento y madera más dura, los cuales viven más tiempo y almacenan más carbono en sus troncos.

De desaparecer los elefantes, la cantidad de carbono almacenado en las selvas tropicales de África central podría caer en un 7 por ciento.

Los resultados del modelo concuerdan con los datos de sitios en la cuenca del Congo donde viven los elefantes y áreas comparables que no son perturbadas por estos animales.

Estos efectos también pueden explicar las diferencias entre la selva tropical africana y la amazónica. En la Amazonía, donde no hay grandes herbívoros, el número de árboles por hectárea es mayor, pero tienden a ser más pequeños y contienen menos biomasa en total. Sobre la base de los resultados de este estudio, los investigadores creen que los grandes herbívoros han contribuido a que se formen estas diferencias.

Los autores del estudio señalan que a medida que la población de elefantes disminuye, lo que está sucediendo a un ritmo alarmante, los bosques serán menos capaces de ayudar a combatir el cambio climático.

Referencia: Carbon stocks in central African forests enhanced by elephant disturbance. Nature Geoscience, 2019. https://doi.org/10.1038/s41561-019-0395-6