Foto: NBC News

En 2016, se inauguró la primera carretera solar del mundo en Normandía, Francia. A la fecha, las expectativas que se plantearon sus creadores para los primeros años de prueba, no se han cumplido, lo que ha generado nuevas dudas sobre la viabilidad de las carreteras impulsadas por paneles solares a futuro.

Según la prensa local, los 2,8 kilómetros cuadrados que abarca la vía presentan daños parciales irreparables, mientras que la energía que el desarrollador, Wattway, prometió para el camino de 1 kilómetro, no se produjo. Los coches desgastaron los paneles solares ubicados en la carretera y las estructuras que unen los paneles experimentaron roturas.

Ahora, Wattway ha sido acusado de no ofrecer el nivel adecuado de mantenimiento a la vía, que ahora está repleta de plantas y suciedad. Por su parte, el peso de los camiones y tractores que utilizaban la vía para desplazarse a las zonas rurales de los alrededores, terminó de destruir la estructura de la carretera. La naturaleza también hizo su parte, al destruir los circuitos de energía en el interior de los paneles.

Un proyecto fracasado

Cuando el proyecto se lanzó, Wattway dijo que la carretera proporcionaría energía eléctrica a 5,000 hogares, sin embargo, la compañía no pensó en la posibilidad de que la vía fuese destruida por los coches. Al respecto, Marc Jedliczka, miembro de la Red para la Transición de la Energía, dijo:

Si realmente quieren que esto funcione, primero deben detener la conducción de automóviles. Este fracaso confirma el absurdo total de hacer todo lo posible por innovar en detrimento de las soluciones que ya existen y son más rentables, como los paneles solares en los techos.

El Gobierno de Francia contribuyó con 5 millones de euros (US$ 557 millones) para el proyecto, y el Ministerio de Ambiente dirigió su inauguración en 2016. Con esta inversión, Jedliczka considera que el gobierno pudo haber impulsado un proyecto más exitoso de paneles solares para techos.

Con respecto a las expectativas energéticas de la vía solar, que tampoco se cumplieron, se esperaba que la carretera produjera 790 kWh por día, sin embargo, la energía producida durante el primer año no llegó al 50 por ciento de esta cifra. En el primer semestre de 2019, la vía produjo poco más de 37,9 kWh por hora.

Finalmente, Wattway afirmó que requería cambios radicales en su modelo tecnológico para garantizar la correcta operatividad de la carretera. En este sentido, un portavoz de la compañía dijo que el sistema no estaba maduro para el tráfico de coches.