Establecido en el año 1965, el programa Medicaid es el mayor proveedor de seguro de salud para personas de bajos ingresos en los Estados Unidos. Actualmente cubre a más de 72 millones de individuos y representa más de 500 mil millones de dólares en gastos del gobierno anualmente.

A pesar su tamaño y alcance, se sabe relativamente poco acerca de si la cobertura del programa realmente mejora la salud de sus beneficiarios. En este contexto, un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Michigan, indagó la conexión entre la cobertura ampliada de Medicaid y las tasas de mortalidad, encontrando que un número considerable de personas viven hoy gracias a la cobertura.

Programa ampliado

El estudio sobre la relación entre la inscripción en Medicaid y la mortalidad muestra una disminución de 0,13 puntos porcentuales en la mortalidad anual, una reducción del 9,3 por ciento sobre la media de la muestra asociada con la expansión del programa de salud.

La investigación encontró pruebas sólidas de que el programa de salud Medicaid aumenta el uso de la atención médica.

En el año 2014, la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio amplió la elegibilidad del programa Medicaid para incluir a adultos en todas las familias con ingresos por debajo del 138 por ciento del nivel federal de pobreza. Ese año, 29 estados ampliaron la cobertura y se agregaron siete más en los próximos años.

La doctora Sarah Miller profesora de economía y políticas públicas en la Escuela de Negocios de la Universidad de Miami y coautora de la investigación, explicó:

“Nuestras estimaciones sugieren que se habrían evitado aproximadamente 15.600 muertes adicionales si se hubieran adoptado las expansiones de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio en todo el país como se había previsto originalmente. Esto resalta un costo continuo para la no adopción que debe ser relevante para los responsables de la formulación de políticas estatales y sus electores”.

Tasa de mortalidad reducida

Si bien ha sido difícil encontrar datos que permitan demostrar estos resultados, los investigadores pudieron usar datos de encuestas federales a gran escala que se han vinculado a registros administrativos sobre mortalidad.

Medicaid es el mayor proveedor de seguro de salud para personas de bajos ingresos en los Estados Unidos.

Sobre la base de esa información, el equipo pudo establecer que las expansiones de Medicaid redujeron sustancialmente las tasas de mortalidad entre aquellos que podían beneficiarse más.

En los estados de expansión, cerca de 3,7 millones de personas de bajos ingresos obtuvieron la elegibilidad para ingresar en el programa. En este grupo, los resultados indican que al año ocurren aproximadamente 4.800 muertes menos, lo que equivale a 19.200 muertes evitadas entre 2014 y 2017.

En conclusión, existen pruebas sólidas de que Medicaid aumenta el uso de la atención médica, incluidos aquellos que están bien establecidos como efectivos, como los medicamentos recetados y la detección precoz de cánceres que responden al tratamiento. Dado esto, puede parecer obvio que el programa mejorara las medidas objetivas de salud.

Referencia: Medicaid and mortality: new evidence from linked survey and administrative data. National Bureau of Economic Research, 2019. https://www.nber.org/papers/w26081.pdf