En varias ocasiones hemos comentado que las primeras etapa de desarrollo de muchos seres vivos tienen una fuerte influencia en su crecimiento luego del nacimiento. Tenemos, por ejemplo, las tortugas comunes, que siendo huevos pasan por condiciones hipóxicas, lo que las hace más aptas para sobrevivir a ellas cuando son mayores.

Pero esta vez hablaremos del caso particular de aves como las gaviotas, cuyos huevos son capaces de procesar señales de peligro antes de eclosionar. Pero más allá de eso, pueden incluso comunicarlo a sus compañeros no eclosionados dentro de un nido. Así lo ha confirmado un estudio publicado recientemente en la revista Nature, Ecology & Evolution.

Polluelos que detectan el peligro y se comunican antes de eclosionar

Huevos de gaviota patiamarilla. Fuente: Duarte Frade/iNaturalist, CC-BY

Un equipo de investigadores recolectó huevos silvestres de gaviotas de patas amarillas (Larus michahellis) de una colonia de cría en la isla de Sálvora en España. Esta se encuentra frecuentemente expuesta a riesgo de depredación, siendo acechados especialmente de mamíferos pequeños como el visón. Separaron los huevos recolectados en grupos de tres que ubicaron en incubadoras, teniéndose un grupo experimental y un grupo de control.

Los experimentadores escogieron dos de los tres huevos de cada embrague y los extrajeron cuatro veces al día de su incubadora, siendo siempre los mismos en cada oportunidad, y los colocaron en una caja insonorizada donde se reproducían grabaciones de depredadores adultos para que sirvieran como señales de alarma.

En cambio, los huevos del grupo de control no se expusieron a ningún sonido dentro de la caja insonorizada. Luego de ello, se volvieron a introducir en la incubadora junto con los huevos que no fueron manipulados.

Entonces observaron que aquellos huevos que habían sido expuestos a sonidos de depredadores vibraban más en la incubadora que aquellos que no habían escuchado dichos sonidos. Pero lo más relevante es que aquellos que no fueron extraídos de la incubadora, tardaron más tiempo en eclosionar que los embragues de control. Cuando por fin salieron de sus huevos, los tres polluelos mostraron los mismos cambios de desarrollo.

¿Por qué los huevos de aves son de colores tan variados?

Al nacer, los polluelos experimentales fueron menos ruidosos y se agachaban más. Este comportamiento puede ser una respuesta defensiva ante la alarma que representaban los ruidos que escucharon mientras estaban dentro de sus huevos.

Polluelos más cautelosos y con rasgos diferentes a los habituales

Tanto los que escucharon los ruidos como el que no, compartían características fisiológicas diferentes a las del grupo de control. Entre ellas, un tarso o pierna más corto, niveles elevados de hormona del estrés, así como menos copias de ADN mitocondrial por célula.

“Estos resultados sugieren fuertemente que los embriones de gaviotas pueden adquirir información ambiental relevante de sus hermanos. Juntos, nuestros resultados resaltan la importancia de la información adquirida socialmente durante la etapa prenatal como un mecanismo no genético que promueve la plasticidad del desarrollo”.

Los autores explican que estas diferencias fisiológicas no se deben únicamente al período de incubación, sino a los estímulos sonoros a los que se sometieron los huevos experimentales. Para ellos, las vibraciones dentro de la incubadora tenían como fin comunicar a sus hermanos que había peligro, y es por ello que incluso el huevo que no salió de esta desarrolló características similares a los que sí.

Se trata de un resultado maravilloso, pero tiene sus consecuencias. Las aves pudieron advertir a sus similares sobre el posible peligro, pero a cambio de ello se desarrollaron de manera diferente  nivel celular y evidentemente físico.

“Los estudios futuros deben investigar si el uso de la información social mediante el desarrollo de embriones puede favorecer la plasticidad fenotípica adaptativa en otros contextos, como condiciones ambientales o sociales adversas, y si dichas respuestas programadas pueden variar entre los embriones que pertenecen al mismo grupo”.

¡Qué buenos hermanos son los polluelos de gaviota!

Referencia:

Bird embryos perceive vibratory cues of predation risk from clutch mates. https://www.nature.com/articles/s41559-019-0929-8

Más en TekCrispy