Foto: TIME

La trascendencia del conflicto comercial entre China y EE.UU. va mucho más allá de los deseos de ambos gobiernos por encontrar una solución al problema. En territorio norteamericano, son muchos los detractores de las políticas de Beijing, y el discurso de los legisladores y el propio presidente Trump sobre los riesgos de seguridad nacional que involucra el despliegue de las redes 5G de Huawei, ha sido un punto clave en esta disputa.

Más allá de las denuncias de Washington sobre la posibilidad de que Huawei espíe a las compañías estadounidenses a través de su tecnología de vanguardia, hasta ahora, no se han presentado pruebas contundentes que revelen que, en efecto, el fabricante chino de móviles colabora con el gobierno chino para espiar las redes de otros países.

Luego de que EE.UU. anunció que la prohibición contra Huawei se suavizaría a raíz de la tregua con China, Huawei finalmente tomó un respiro ante el ataque constante de los norteamericanos. Sin embargo, un nuevo informe de The Washington Post (WP) podría enviar a la compañía china nuevamente a una encrucijada comercial.

El futuro de Huawei sigue en juego

Según presuntos documentos filtrados al WP, Huawei ayudó al gobierno de Corea del Norte a desarrollar y mantener su red de telefonía inalámbrica 3G, en medio de las fuertes sanciones comerciales en contra del país asiático. Al parecer, Huawei se habría asociado con la compañía estatal de telecomunicaciones norcoreana para desplegar proyectos de este tipo durante al menos ocho años.

Se filtraron los primeros datos de la nueva Matebook de Huawei

De esta forma, Huawei habría sido la firma responsable de ofrecer su infraestructura celular, gestión de redes telefónicas y encriptación, mientras que la firma estatal, Panda, ofreció su software y cumplió con el traslado de los equipos de Huawei al país.

Lo grave de esta asociación es que le sirvió a Corea del Norte para lanzar Koryolink, una herramienta de espionaje que utiliza el gobierno para interceptar llamadas, faxes y mensajes de texto enviados a través de esta red. En respuesta al informe, Huawei declaró que no tiene presencia en Corea del Norte, sin embargo, dijo que si trabajó con dicho gobierno en el pasado.

El WP revela que el equipo 3G de Huawei que se utilizó para el despliegue de Koryolink, también se basaba en componentes estadounidenses. De ser así, Huawei podría haber violado las sanciones estadounidenses contra Corea del Sur, lo que agudizaría su situación.

Más en TekCrispy