Foto: AFP / Lillian SUWANRUMPHA.

Los caracoles gigantes (Achatina Fulica) eran un frecuente dolor de cabeza para los agricultores que cultivaban arroz en los campos de Tailandia, sin embargo, parece que estos han logrado dar con la forma de sacarles provecho. Ahora son tan preciados que hasta les suministran una dieta orgánica especial, ¿pero con qué objetivo?

Ahora la granja de Phatinisiri Thangkeaw, ubicada en la provincia de Nakhon Nayok, a dos horas de la capital Bangkok, se convirtió en una de las 80 granjas de la provincia que ha decidido aprovechar la baba de caracol para obtener ingresos que alcanzan $ 320 y $ 650 por mes por cada 1,000 caracoles criados.

Los agricultores solían tirarlos en la carretera o en los ríos“, dijo Phatinisiri a la AFP. “Pero ahora me las venden para ganar dinero extra“.

Las granjas, antes azotadas por estos resbalosos animales, ahora han establecido criaderos a la orilla de sus campos o plantaciones. Es ahí donde su baba se “ordeña” con mucha paciencia dejando que las glándulas del caracol goteen agua sobre él con una pipeta.

Aden International, el monopolio de la baba de caracol

¿Pero quién o quiénes compran tanta baba de caracol como para que este se hay convertido en el mejor amigo de los agricultores luego de haber sido su enemigo por tanto tiempo?

Una compañía cosmética llamada Aden International, cuya sede se ubica también en Tailandia, compra la forma cruda de la baba la cual procesa y termina siendo productos que se comercializan a Corea y Estados Unidos. Este es el único productor de baba de caracol en Tailandia, un monopolio de cosmetología.

La empresa inició hace tres años como una apuesta para reducir la infestación de caracoles africanos en Nakhon Nayok, según declaró Kitpong Puttarathuvanun, el fundador de la compañía. La iniciativa resultó en un éxito rotundo, vendiendo desde un suero a base de la baba bajo la marca Acha, y un polvo seco que cuesta 1.8 millones de baht, es decir, $ 58,200 por kilogramo, mucho más caro que el oro que vale $ 46,300 por kilogramo.

Logran imprimir el corazón humano en 3D a base de colágeno

La baba de caracol tailandesa es de mejor calidad

Según Kitpong, la baba de caracol de Aden es muy superior a la producida en China, que se “ordeña” diariamente en vez de una vez cada tres semanas como se hace en Tailandia. Y parece ser cierto, puesto que la sustancia china está valorada en apenas 80,000 baht ($ 2,600) por kilogramo.

El empresario atribuye sus propiedades a la dieta rica en alimentos orgánicos que llevan los caracoles tailandeses. Estos ingieren una gran variedad de nutrientes que provienen hasta de los hongos.

“Comen de todo, incluso la corteza de los árboles y champiñones. Y esta capacidad de comer de todo hace que sean fuertes. Producen una baba de muy alta calidad que puede usarse para protegerse del sol y curar heridas”.

¿Es realmente efectiva la baba de caracol?

Proceso de purificación de la baba de caracol en Tailandia. Foto: AFP / Lillian SUWANRUMPHA.

El moco de caracol contiene sustancias importantes como colágeno y elastina”, explica el doctor Somkamol Manchun, del Thailand Institute of Scientific and Technological Research (TISTR), que se encarga del proceso de purificación.

En Latinoamérica se han vendido productos de baba de caracol con la promesa de remover muchas imperfecciones en la piel. Y así mismo Aden comercializa muchos a países potencia como Estados Unidos y Corea, sin embargo, lo cierto es que no hay evidencia científica que certifique que esta sustancia sea en verdad efectiva ni mucho menos tan milagrosa como dicen.

A sabiendas de ello, podríamos pensarlo dos veces antes de comprar algún producto derivado de ella.

Referencia:

Thai farmers on the cash trail with snail slime. https://www.afp.com/en/news/826/thai-farmers-cash-trail-snail-slime-doc-1iv9lh1

Más en TekCrispy