El macaco japonés, conocido también como macaco de cara roja, es una especie de primate nativo de Japón, de hábitos diurnos y un carácter completamente social. No es de extrañar que vivan en grandes grupos con sus similares, estén o no estén emparentados con ellos.

Sus rasgos corresponden a un cuerpo que mide de 50 a 95 centímetros, cubierto de pelo espeso y lanoso de color pardo-grisáceo, a excepción de su cara, palmas de las manos, nalgas y pies. A propósito de su mención, estas zonas contienen numerosos vasos sanguíneos que se encargan de mantener el calor de su cuerpo, y aportándoles el color rojo que los caracteriza, sobre todo en su cara.

Hasta ahora, la mayoría de los estudios sobre este aspecto en los macacos se limitan a las hinchazones anogenitales exageradas que se observan en las hembras de esta especie. Pero algunos investigadores han empezado a sospechar que la coloración roja que caracteriza su piel también puede albergar información sobre la forma en que se reproducen.

Es por ello que un equipo de investigadores de la Universidad de Kyoto y la Universidad de Nueva York se reunieron para estudiar con detalle el significado del color rojo en esta especie, así como determinar si esta es influyente en su sexualidad y fertilidad.

“La mayoría de los estudios sobre la ornamentación femenina en primates se han centrado en la función de señalización sexual de las hinchazones anogenitales exageradas femeninas en la competencia femenina-femenina y la atracción masculina, pero otros ornamentos femeninos de colores, como la coloración roja de la piel, también pueden contener información sobre el estado reproductivo y características individuales”.

El color rojo no es indicativo de fertilidad, pero sí de rango

Hembra Macaca fuscata incluida en la investigación. Fuente: Lucie Rigaill.

Para ello, estudiaron a 12 macacos japoneses (Macaca fuscata) cautivos prestando especial atención a la variación del color de su cara y sus nalgas en su periodo reproductivo durante un período de tres meses. Estos rasgos se compararon con características individuales que los distinguen dentro de la manada como el rango social, paridad y masa corporal.

El equipo tomó fotografías cada dos días y desarrolló un modelo de percepción visual de macacos para determinar qué variaciones de color podían detectar los primates entre ellos.

Tal parece que la coloración facial y del cuarto trasero no es un indicativo preciso de la fase fértil. Sin embargo, hubo una variación de luminancia del cuarto trasero que marcó diferencias entre las etapas pre y post ovulación de las hembras. A medida que aumentaba el número de ciclos, los cuartos traseros de las hembras macacas se volvieron menos rojos, y de manera similar ocurrió con la coloración de sus caras, que se hizo más clara.

“La coloración de la piel femenina en los macacos japoneses puede ser más indicativa de la variación inter-ciclo y varias características femeninas específicas que el momento de la fase fértil”.

Pero más allá de eso, el estudio arrojó que las hembras de mayor rango dentro de la manada tenían los cuartos traseros más oscuros.

Los autores también intuyen que la coloración de la piel femenina en la puede estar relacionada con la masa corporal.

En muchas culturas humanas, el color rojo es relacionado con la vida, la sexualidad y la fertilidad, y esto parece repetirse en algunas formas animales, como algunos pájaros, que consideran más atractivos a sus similares más coloridos. En el caso de los macacos, la coloración roja parece ser más un indicativo de rango entre las hembras.

Referencias:

The redder the better? Information content of red skin coloration in female Japanese macaques. https://link.springer.com/article/10.1007%2Fs00265-019-2712-x

What do the red “ornaments” of female macaques mean? https://www.cnrs.fr/en/what-do-red-ornaments-female-macaques-mean