A principios de mes, una fotógrafa publicó en Facebook fotos desgarradoras que mostraban a un ave rayador americano alimentando a su cría con una colilla de cigarrillo a la orilla de la playa. Aprovechamos la ocasión para citar un informe publicado por Ocean Conservancy, una organización sin fines de lucro orientada a la conservación ambiental, en el que aseguran que las colillas de cigarrillo con el tipo de desperdicio generado por los humanos más abundante en el mar.

Las colillas de cigarrillo son desperdicios sumamente tóxicos, pues cuando sus filtros se empiezan a descomponer, liberan sustancias como la nicotina, el arsénico y el plomo, en un proceso sumamente lento que las hace muy difíciles de degradar en el ambiente.

Pero trasladándonos a la tierra, una nueva investigación ha revelado más información desagradable en torno a este desecho, pues resulta que también reducen significativamente el crecimiento de las plantas.

El estudio, dirigido por investigadores de la Universidad Anglia Ruskin y publicado en la revista Ecotoxicology and Environmental Safety, destaca por ser el primero en demostrar cuán dañinas pueden resultar las colillas de cigarrillos para las plantas.

Los cigarrillos limitan el crecimiento de la hierba y el trébol blanco

Crecimiento del trébol blanco luego de 21 días estando con un cigarrillo. Fuente: Jaime Da Silva Carvalho, Anglia Ruskin University (ARU).

Los investigadores realizaron un experimento de invernadero con cigarrillos normales o de mentol, ya sea de cigarrillos no fumados, ahumados o ahumados con tabaco remanente y observaron el impacto de estos en el crecimiento y desarrollo de Lolium perenne (hierba perenne) y Trifolium repens (trébol blanco). Las plantas de control contenían piezas de madera de idéntica forma y tamaño que las colillas de cigarrillos.

Luego de 21 años, observaron que los brotes y la germinación de las plantas se redujeron significativamente al haber estado expuestas a cualquiera de los tipos de cigarrillos mencionados, tanto en el caso de la hierba perenne como para el trébol blanco.

Crecimiento de trébol blanco con un trozo de madera del mismo tamaño del cigarrillo, luego de 21 días. Fuente: Jaime Da Silva Carvalho, Anglia Ruskin University (ARU).

La presencia de colillas de cigarrillo en la tierra redujo el éxito de la germinación y la longitud del tallo del trébol en un 27 por ciento y 28 por ciento respectivamente, así como el peso de la raíz en un 57 por ciento. De manera similar, la germinación de la hierba se redujo en un 10 por ciento y la longitud de los brotes en un 13 por ciento.

“Si bien la biomasa total de la hierba no se vio afectada de forma mensurable, la biomasa de la raíz y la proporción de raíces: brotes fueron menores en el trébol cuando se expusieron a los filtros de los cigarrillos regulares fumados y los que tenían tabaco remanente. Los filtros de cigarrillos provocaron un aumento de la clorofila-a en los brotes de trébol y un aumento de la clorofila-b en los brotes de hierba”.

¿Qué tan preocupante es el hallazgo?

Como mencionamos al principio, la mayoría de las colillas de cigarrillo contienen un filtro de fibra de acetato de celulosa, un tipo de bioplástico aunque muy pocos lo sepan. En la investigación se observó que aun los filtros que no habían sido fumados (sin toxinas remanentes de la quema del tabaco) causaron casi el mismo efecto negativo en el crecimiento de las plantas en comparación con los usados. De ahí, que una de las conclusiones sea que la parte más nociva del cigarrillo sea precisamente el filtro.

Estas son algunas de las estrategias que las tabacaleras usan para evadir la legislación

Ahora bien, el pasto es una especie sumamente importante para el ganado, pues le sirve de alimento, así como también sirve de apoyo a la gran biodiversidad de nuestro planeta aun en las zonas urbanizadas. Por su parte, el trébol blanco es de interés para los polinizadores.

Tal como indica Dannielle Green, profesora principal de biología en la Universidad Anglia Ruskin y autora del estudio, muchos fumadores piensan que las colillas de cigarrillo de degradan rápidamente, pero se ha demostrado que pueden pasar incluso décadas antes de que esto ocurra por la composición de los filtros que las componen. En este tiempo, pueden causar un grave daño al ambiente, no solo por su toxicidad para algunos animales y para los mismos humanos que lo consumen, sino porque ahora también limitan el crecimiento de las plantas, que son tan importantes para nuestra existencia.

El coautor, Bas Boots, profesor de biología en la Universidad Anglia Ruskin, apoyó su opinión explicando cómo incluso los agregados químicos de los filtros dificultan el crecimiento vegetal:

“Aunque se necesita más trabajo, creemos que es la composición química del filtro la que causa el daño a las plantas. La mayoría está hecha de celulosa. Las fibras de acetato y los productos químicos agregados que hacen que el plástico sea más flexible, llamados plastificantes, también pueden lixiviar y afectar negativamente las etapas iniciales del desarrollo de la planta”.

Recientemente hablamos sobre un estudio que aseguraba que de plantar mil millones de árboles nuevos cuanto antes podría revertir en cierta forma el efecto del calentamiento global en nuestro planeta. Ahora sabiendo esto, podríamos ser un poco más conscientes respecto a la forma en que se dispone de este tipo de desechos, puesto que puede frustrar nuestros planes de reducir el efecto invernadero por medio de la reforestación.

O mejor aún, al ser tan nocivos, limitar su producción.

Referencias:

Cigarette butts hamper plant growth – study. https://aru.ac.uk/news/cigarette-butts-hamper-plant-growth-study

Cigarette butts have adverse effects on initial growth of perennial ryegrass (gramineae: Lolium perenne L.) and white clover (leguminosae: Trifolium repens L.). https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0147651319307481?via%3Dihub

Más en TekCrispy