Los amantes del surf habrán escuchado más de una vez que cuando se vean delfines nadando, están a salvo de los tiburones. Esto parece ser fruto de la sabiduría ancestral de los allegados al mar, pero lastimosamente no es tan cierto como muchos aseguran.

Andrew Nosal, un experto en tiburones de la Universidad de San Diego, comentó a Live Science por correo electrónico que eso de que los tiburones y los delfines no nadan en el mismo sitio “es un mito”. Veamos por qué.

Cuando se le pidió opinión sobre el tema a Stephen Kajiura, otro experto en tiburones de la Florida Atlantic University, este respondió que en realidad ocurre todo lo opuesto. Los tiburones y los delfines pueden coincidir en la misma área más seguido de lo que pensamos debido a que ambos son carnívoros, y pueden ir a los mismos lugares a cazar sus presas.

“En todo caso, es lo opuesto si ves delfines, la mayoría de las veces, podría haber tiburones en esa misma área”.

¿De dónde salió la idea de que el mar es más seguro si hay delfines?

Desde hace mucho tiempo se maneja la idea errada de que los delfines son enemigos naturales de los tiburones, como si se tratara de perros y gatos, y por ende, los tiburones tienden a hacer lo que sea para evitarlos.

Es probable que esta idea se extendiera gracias a la popular serie de televisión Flipper, que mostraba al delfín protagonista persiguiendo a los tiburones y alejándolos de sus dueños.

Es un hecho que se trata de un mito, pero es importante explicar de dónde surgió. Según explica Kajiura, los delfines y los tiburones nadan uno al lado del otro atendiendo sus propios asuntos, pero tal parece que los delfines se oponen a los tiburones una vez más que otra cuando se sienten amenazados.

Dependiendo de cuán agresivos resulten estos delfines, atacarán a los tiburones con sus narices o los  golpeará con sus cuerpos usando todas sus fuerzas. Es por esta razón que a veces los tiburones se alejan al toparse con delfines y muestran magullas y golpes en su cuerpo.

Ahora bien, Kajiura aclara que a pesar de que esto puede ocurrir, estos enfrentamientos representan “más la excepción que la norma“. Es decir, no debemos asumir que el mar es mucho más seguro (libre de tiburones) porque veamos delfines nadando.

¿Cómo evitar encontrarse con un tiburón?

A pesar de que guiarse por este mito no es lo más recomendable, existen algunas otras tácticas que permiten reducir el riesgo de toparse con tiburones en el mar.

Kajiura recomienda evitar nadar al amanecer y al atardecer, puesto que a estas horas la visibilidad es menor y los tiburones pueden confundir a los nadadores o surfistas con un pez digno de caza. Estos también deberían evitar nadar en las zonas que frecuentan los tiburones, como en pendientes inclinadas, como las bajadas o acantilados y camas de algas, bancos de peces o barcos de pesca.

Por último, evitar nadar solo. Siempre es recomendable nadar acompañado de alguien más, no solo por la posibilidad de encontrarse con un tiburón, sino también por cualquier contrariedad adicional como un calambre o algún fenómeno natural repentino. Tampoco está de más informar al salvavidas.

Por su parte, Nosal recuerda a las personas que el mar es el hogar de los tiburones, y por consiguiente, los humanos deberíamos tener prudencia suficiente para evitar accidentes que los involucren:

“Los nadadores necesitan tener la actitud correcta respecto a nadar en el océano. No existe tal cosa como ‘aguas infestadas de tiburones’. Los tiburones viven en el océano. Esa es su casa”.

Sin embargo, en realidad la probabilidad de ser atacados por un tiburón es bastante pequeña. En los Estados Unidos, los tiburones causan apenas una muerte por año en promedio.

Referencia: 

If Dolphins Are Swimming Nearby, Does That Mean Sharks Aren’t? https://www.livescience.com/65957-dolphin-shark-myth.html