Luego de casi un año de “pruebas” el sistema de reconocimiento facial de Amazon, Rekognition no supera la prueba piloto en Orlando, Florida por no poder hacer que “funcionara”.

Los sistemas de reconocimiento facial no solo son un reto para los desarrolladores, sino que además se presentan como una tecnología abrumadora para los defensores de los derechos civiles.

Rekognition, una prueba piloto

Desde los inicios de Rekognition, este sistema de reconocimiento facial se ha enfrentado a varios retos que han puesto entre dicho la capacidad de su tecnología como el caso expuesto por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) donde mencionan que esta tecnología confundió 28 congresistas de los EE.UU. con delincuentes.

Sin embargo, esto no evitó que algunos entes policiales comenzarán a implementarlo a modo de prueba como la policía de Orlando que comenzó a implementar este sistema en el pasado mes de octubre.

Luego de nueve meses, esta prueba que fue la segunda fase piloto y que concluyó el martes, constaba de cuatro cámaras en la sede de la policía, donde tres estaban ubicadas en el centro de Orlando y una fuera de un centro de recreación de la comunidad.

Sin un flujo de trabajo

A pesar de haber pasado casi un año, los funcionarios mencionan que incluso las funciones más básicas no estaban operativas, pues según Rosa Akhtarkhavari, directora de información de Orlando a la fecha de finalizar la prueba no contaban con “un flujo de datos confiable”.

Estamos hablando de más de un año después. Hoy no hemos establecido un flujo confiable.

De acuerdo con la fuente, en Orlando trataron de utilizar el sistema de Rekognition para conseguir una coincidencia entre las caras detectadas por las cámaras en tiempo real y las suministradas por una base de datos.

Akhtarkhavari destaca que el fracaso de este proyecto puede deberse a los problemas de financiamiento, pues no contaban con el ancho de banda adecuado ni con cámaras de alta resolución, sin embargo, no se puede descartar fallas en el propio sistema, aunque esto de momento no se puede determinar.

Finalmente, es por eso que en Oakland, San Francisco, Somerville y Massachusetts han prohibido de forma oficial que los departamentos de la ciudad, incluyendo los policías utilicen el reconocimiento facial en absoluto.