Apolo 11 fue una misión espacial dirigida por los Estados Unidos que tuvo como objetivo lograr que la humanidad caminara en la superficie de la Luna. Partiendo de la Tierra el 16 de julio de 1969, la misión llegó a la superficie lunar el 20 de julio del mismo año y al día siguiente dos de los astronautas a bordo lograron caminar sobre esta.

Como muchos se imaginarán, se trata de un gran acontecimiento en la historia de la humanidad, sin embargo, esta estuvo a punto de no lograr su objetivo. Durante la misión ocurrieron varios eventos peligrosos que pudieron haber impedido su salida al espacio, y peor aún, pudieron resultar en una total catástrofe para los tripulantes.

A apenas horas de cumplirse 50 años desde la hazaña, no está de más recordar algunos detalles resaltantes que pudieron haber frustrado la misión, pero que no lograron gracias al esfuerzo de todo el equipo involucrado.

1. Un incendio en Apolo 1 a causa de defectos de diseño

De derecha a izquierda, Roger Chaffee, Ed White and Gus Grissom, los tres astronautas que murieron en el incendio del módulo en la misión Apolo 1, en 1967. Fuente: NASA.

Los desperfectos en la misión se remontan incluso a años antes de que la misión despegara de nuestro planeta. Seguramente nuestros lectores habrán escuchado alguna vez sobre el terrible incendio suscitado el 27 de enero de 1967 en el módulo de comando del Apolo 1, la primera misión tripulada del programa espacial estadounidense, que ocasionó la muerte de tres astronautas que se encontraban dentro: Roger Chaffee, Ed White y Virgil “Gus” Grissom.

En un principio, las diferentes investigaciones que se realizaron luego del accidente no arrojaron una causa de origen concluyente, sino un amplio abanico de defectos de diseño y construcción con materiales letales en el módulo. Entre ellos, el incendio pudo haber sido originado por una chispa perdida proveniente de cables dañados, que al encontrarse en un entorno rico en oxígeno, dio lugar a la combustión.

Los astronautas no pudieron escapar, pues la puerta de la escotilla se abrió hacia adentro y la presión en el interior era tan fuerte que les impidió abrir la puerta.

Robert Pearlman, un historiador espacial de los Estados Unidos y fundador y editor de collectSpace, resaltó que a pesar de haber representado un gran obstáculo para el desarrollo de Apollo 11, a su vez sirvió para corregir los errores que posteriormente la hicieron posible:

“El incendio amenazó a la misión del Apolo 11 y la hizo posible. Sí retrasó el programa durante un año; no volvieron a volar hasta 1968. Pero también le dio a la NASA la oportunidad de dar un paso atrás, repensar sus prioridades”.

Fue así como la NASA canceló los vuelos tripulados por veinte meses, y procedió a rediseñar la escotilla e implementar otras medidas de seguridad de modo que el evento no se repitiera nunca más en el espacio.

2. Neil Armstrong estuvo a punto de morir antes de Apolo 11

Otro evento ocurrido mucho antes del lanzamiento de Apollo 11 tuvo lugar el 6 de mayo de 1968, cuando Neil Armstrong, el primer ser humano en caminar sobre la luna, pilotaba un avión con el que simulaba un aterrizaje lunar.

Durante el vuelo, hubo fugas que ocasionaron la falla total de los controles de vuelo del vehículo. Al ir en picada, Armstrong se expulsó a sí mismo fuera de este y se lanzó en paracaídas desde unos 9 metros sobre el suelo, mientras que el avión explotó al chocar contra el suelo.

3. Alarmas por computadoras sobrecargadas

Ahora sí, llegamos al día del gran logro de la humanidad. Cuando Apolo 11 estaba por aterrizar en la Luna, Armstrong y Buzz Aldrin que se encontraban a bordo de la nave, notaron que la computadora emitía una alarma inesperada, 1202, lo cual indicaba que algo no iba bien.

Entonces procedieron a comunicarse por radio control para saber si debían abortar el aterrizaje, pero por suerte antes de llevar a cabo la operación, la misión había pasado por todos los códigos de alarma concebibles en sus simulaciones en la Tierra.

La activación de esta alarma correspondía a una sobrecarga computacional que experimentaba la máquina, pero ello no implicaba un hecho que requiriera suspender la misión, por lo que esta continuó. Pearlman explicó que:

“Lo que estaba sucediendo era que demasiados comandos se estaban cargando en la computadora y se estaba quedando sin memoria. Estaba advirtiendo que no tenía la capacidad de calcular todo lo que se necesitaba para calcular. Pero eso estuvo bien, porque la computadora fue diseñada para descartar los procesos según fuera necesario y tenía una clasificación de lo que era más crítico”.

4. Apolo 11 casi se queda sin combustible antes de aterrizar en la Luna

Los altibajos continuaron durante la travesía, y cuando los astronautas ya se encontraban cerca de la Luna, algo los obligó a cambiar su lugar de aterrizaje, estipulado en un principio para el Mar de la Tranquilidad.

Según Pearlman, Armstrong, quien comandaba la misión, notó que la nave estaba cayendo un área con grandes cráteres y rocas que podrían causar daños graves al módulo. Por esta razón, maniobró la nave de tal forma que pudiera encontrar un lugar más adecuado para aterrizar:

“Asumió el control manual, evitó un gran cráter y pasó por encima de las rocas para encontrar un área despejada en el Mar de la Tranquilidad donde pudieran caer de manera segura”.

En medio de la hazaña, el combustible era más que escaso, lo cual habría la posibilidad de abortar la misión, aunque Pearlman explica que esta también contaba con alguna reserva que pudiera ayudarles en una situación así.

“Pero era más como cuando manejabas tu auto. Usted sabe que incluso en la línea roja vacía puede conducir otras 20 millas [32 kilómetros], tiene una reserva. No es como si Armstrong estuviera corriendo con gases, pero estaba por debajo del nivel de combustible proyectado que esperaban tener cuando aterrizaran”.

5. Los astronautas accionaron accidentalmente un interruptor de ascenso

Buzz Aldrin, uno de los astronautas en la misión Apolo 11, caminando por la superficie lunar en 1969. Fuente: NASA.

Una vez superada la dificultad del combustible y los cráteres, la tripulación del Eagle logró aterrizar por fin en la Luna. Cuando Armstrong y Aldrin se alistaban para salir de la nave, colocándose las mochilas con sistema de soporte vital que tanto caracterizan a los astronautas, estos cayeron accidentalmente en la punta de un interruptor automático.

Este interruptor tenía como fin controlar la potencia de un motor de ascenso. Su activación implicaba que saldrían disparados desde la luna.

Conscientes de la gravedad del asunto, los astronautas alertaron al equipo en la Tierra que de inmediato trabajó en una solución mientras Armstrong y Aldrin continuaban su expedición lunar. Sin embargo, cuando regresaron a la nave, Aldrin logró resolver el problema. Según Pearlman, este simplemente introdujo un marcador de tapa blanda para presionar el interruptor roto:

“Aldrin, siendo ingeniero, miró la abertura donde había estado el interruptor y se dio cuenta de que si podía insertar algo allí, podía presionar el botón que se había roto. Con el bolígrafo pudo presionar el interruptor, cerrarlo y desde el suelo, pudieron decir por telemetría que había tenido éxito”.

6. La tormenta que impidió grabar el regreso de Eagle

El aterrizaje en la Luna en una pantalla de televisión en 1969. Fuente: Getty images.

En su camino de regreso a la Tierra, la tripulación del Apolo 11 se topó con una tormenta que les impidió aterrizar en el lugar planificado del Océano Pacífico.

Ante ello, se especificó otra ubicación del Pacífico para hacerlo, pero ello significaba que estarían considerablemente lejos de la nave de recuperación USS Hornet, y a su vez, que su regreso no quedara registrado en la historia.

Pearlman señala los siguientes problemas por los que hubiesen tenido que pasar de haber aterrizado en el sitio estipulado al principio:

“Si se hubiera cargado de agua, o si hubo un problema con sus globos de levantamiento que se aseguraron de que la nave espacial estuviera en una posición estable, o si hubieran tenido un problema con sus paracaídas cuesta abajo”.

Es por esta razón que “no hay imágenes de televisión o películas de Apollo 11 que salpiquen, porque no había nadie allí para verlo. Pero eso podría haber sido un problema para la tripulación, porque si hubiera habido un problema con la nave espacial… no había un equipo de recuperación para alcanzarlos“.

Para muchos, la falta de evidencia de que en verdad los astronautas volvieron de la misión espacial hace poco creíble este evento. Muchos siguen pensando que se trata de un montaje, pero lo cierto es que el presidente de los Estados Unidos para entonces, Richard Nixon, tenía listo su discurso en caso de que algo resultara mal. Por fortuna, no fue así, y se esperan nuevas misiones espaciales mucho más lejanas, como la tan esperada exploración de Marte.

Como ya hemos dicho, la llegada a la Luna se trata de una de las mayores hazañas de la humanidad. Aún en nuestros tiempos, con muchos más avances que en 1969, nuestro satélite natural sigue pareciendo un enigma para nosotros.

Referencias:

Apollo 1: The Fatal Fire. https://www.space.com/17338-apollo-1.html?_ga=2.184854953.1264192305.1563401845-1700253100.1558961695

Apollo 11. https://es.wikipedia.org/wiki/Apolo_11#Cronolog%C3%ADa_de_la_misi%C3%B3n_Apolo_XI

If Apollo 11 Had Gone Terribly Wrong, Here’s What Nixon Would Have Told the Country. https://www.space.com/if-apollo-11-astronauts-died-nixon-contingency-speech.html