A través de Twitter un grupo de investigadores de la Universidad de Purdue implementará un nuevo algoritmo que funcionará como una huella digital para conocer de manera precisa las reacciones de los usuarios ante alguna contingencia.

Las redes sociales son un medio utilizado por los usuarios para desahogarse ante alguna situación, ya sea un evento político, social, cultural o natural.

Twitter y la huella digital

En este sentido, un grupo de investigadores se han apoyado en la interacción que mantienen los usuarios con la red social para desarrollar este algoritmo que les permitirá a los usuarios analizar los tweets y comprender cómo responden ante una crisis.

Generalmente, los científicos sociales miden la respuesta ante un desastre o una crisis a través de encuestas, sin embargo, los investigadores se han dado cuenta que esta red social podría servir de mucha ayuda.

Un algoritmo en la toma de decisiones

Benjamin Rachunok, Ph.D. Candidato en la Escuela de Ingeniería Industrial de la Universidad de Purdue destaca que a veces durante una contingencia ocurre una “desconexión” entre los organismos encargados de tomar decisiones y la comunidad.

Es por ello, que este algoritmo permitirá realizar una especie de pronóstico económico y evaluar cómo las personas responden ante una crisis con la finalidad de que la comunidad “sea más resistente en estas situaciones”.

"La Tierra es redonda": conoce al grupo de Facebook que te convencerá de lo contrario

Un algoritmo que permitirá mejorar las decisiones a nivel de gestión de desastres ofreciendo una nueva forma de notificar a las autoridades cuáles áreas ameritan más atención.

¿Cómo funciona?

De acuerdo con la fuente, este algoritmo captura las respuestas de los individuos en Twitter ante una crisis en particular creando lo que él llama una “huella digital”.

Según destaca la fuente esta técnica analiza los tweets de los individuos y los divide en las categorías: ecológico, económico, institucional, social, infraestructura y calidad de vida.

Luego el algoritmo realiza unos cálculos de forma automática y genera un mapa de calor de la huella dactilar en función de las categorías.

Una técnica que ha mostrado que eventos similares tienen huellas digitales similares, incluso si estos ocurren en diferentes comunidades.

Finalmente, Roshi Nateghi, coautora del trabajo y profesora asistente de ingeniería industrial e ingeniería ambiental y ecológica en Purdue menciona que este mecanismo le permitirá a las unidades de desastres cuantificar mejor los recursos, ya que les mostrará “dónde priorizar la inversión o la atención”.

Más en TekCrispy