Tesla está estandarizando los precios de sus vehículos Model S y Model X, pero la mala noticia es que los modelos más económicos ya no estarán en el mercado.

Un reporte de Reuters señala que Tesla anunció cambios en los precios de su línea de coches autónomos, y aunque los modelos más costosos se actualizaron con precios más bajos, la versión económica de esta línea no contó con la misma suerte, de hecho la compañía los ha descartado.

Con el fin de simplificar las ventas, Tesla eliminó las versiones de gama baja del Model S y Model X y redujo el precio de sus Model S Long Rage y Performance tipo sedán. En este sentido, el Model S se sitúa en USD$ 79,990 (una reducción de precio de $ 5,010), mientras que el Modelo X Long Range comienza en USD$ 84,990 (una reducción de precio de $ 6,010).

Para simplificar aún más la compra de nuestros vehículos, estamos estandarizando nuestra línea global de vehículos y optimizando la cantidad de paquetes de equipamiento para el Model S, Model X y Model 3.

También estamos ajustando nuestros precios para continuar mejorando la asequibilidad para los clientes.

Esto quiere decir que ahora el modelo estándar del Model S y Model X será un poco más costoso que los modelos antiguos básicos, es decir, USD$ 5,000 y USD$ 4,000, más costosos que antes respectivamente.

El Model 3 también experimentó una reducción de precio, situándose en USD$ 38,990.

Tesla continúa realizando movimientos en la empresa, luego que los resultados financieros del primer trimestre de 2019, no fueron prometedores para la compañía.

Tesla espera que la producción y las entregas continúen creciendo en el tercer trimestre, según Reuters. El medio también señala que la compañía de automóviles está construyendo una fábrica en Shanghai donde inicialmente planea construir autos Model 3 valorados en 328,000 yuanes, equivalente a USD$47,700. Nada mal para tratarse de un modelo relativamente antiguo.