Foto: Reuters

Aunque los escándalos de privacidad de Facebook abrieron una brecha de preocupaciones sobre el mal manejo de los datos personales de los usuarios por parte de las compañías de redes sociales, lo que ocurre dentro del mercado de apps y datos móviles actual hace que las violaciones de la compañía de Mark Zuckerberg luzcan como un bebé en pañales.

Esta realidad se ha hecho evidente recientemente gracias a una ola de violaciones masivas de privacidad que demuestran cómo las empresas de telefonía recopilan los datos de ubicación de cada uno de sus clientes para venderlos a terceros. Evidentemente, esto ha traído como consecuencia que una gran cantidad de entidades y agentes de la ley abusen de la privacidad de los usuarios.

Lo lamentable del caso es que la Comisión Federal de Comercio (FCC, por sus siglas en inglés) no ha mostrado intención de que esta realidad cambie, mientras que empresas como Verizon, T-Mobile, Sprint y AT&T, afirman que han dejado de incurrir en estas prácticas, aunque no haya sido así. Con miles de millones de dólares en juego por el negocio de la venta de datos privados de los usuarios, es difícil que estas empresas dejen de violar los derechos fundamentales de las personas.

Una nueva demanda anti-privacidad

Electronic Frontier Foundation (EEF), una de las organizaciones de defensa de la privacidad más activas en EE.UU., ha presentado una nueva demanda colectiva en contra de AT&T, cuyo objetivo es obligar a la compañía de telecomunicaciones a dejar de recopilar y vender datos de ubicación de los usuarios. La demanda se presentó en representación de un grupo de usuarios de la compañía en California, quienes afirmaron que AT&T recopiló y vendió esta información sin su autorización.

Lyft quiere evitar que sus competidores de bicicletas compartidas lleguen a San Francisco

El documento también exige que la empresa elimine cualquier dato recopilado y vendido durante los últimos 10 años. Asimismo, la demanda alega que el operador violó varias leyes federales, incluyendo las legislaciones de competencia desleal, ya que no informó a los usuarios sobre el valor de cada dato vendido.

Como ya es usual en cualquier compañía poderosa que viola la privacidad de los usuarios y actúa al margen de la ley, AT&T emitió un comunicado sobre la demanda, donde insistió en que ya había dejado de comercializar estos datos. Asimismo, aclaró que la recopilación de datos tiene el objetivo de mejorar los servicios de los clientes, y que solo comparte información con su autorización.

En pocas palabras, la compañía no va a renunciar a este negocio lucrativo solo porque algunos usuarios hayan tenido la valentía de manifestar que se sienten ofendidos por las violaciones a su privacidad.

Más en TekCrispy