Si bien Marte fue una vez un mundo exuberante y acuoso que podría haber sustentado la vida, definitivamente esa no es la imagen del Planeta Rojo que conocemos hoy.

En la actualidad, nuestro vecino planetario es una cáscara seca: la única agua que todavía existe está encerrada en los casquetes polares o en los lagos salados que se encuentran bajo tierra. Su delgada atmósfera indica que hay muy poco oxígeno, es extremadamente frío y no hay protección contra la radiación ultravioleta del Sol.

Estos satélites buscan profundizar en la física de las tormentas solares

Imitando el efecto invernadero

Si bien este desértico entorno resulta absolutamente inhóspito para sostener la vida humana, un reciente estudio plantea una posibilidad que podría hacer que la superficie de Marte sea habitable para los terrícolas, y todo gracias a un material: el aerogel de sílice.

Los investigadores plantean que el material se podría utilizar para construir cúpulas habitacionales o biosferas autocontenidas en la superficie de Marte.

Una reciente investigación realizada por científicos de la Universidad de Harvard, el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por sus siglas en inglés) de la NASA y la Universidad de Edimburgo, ha demostrado que una capa delgada de aerogel de sílice podría calentar la superficie y bloquear la radiación UV mientras deja pasar la luz visible.

Eso podría ser suficiente para mantener el agua en estado líquido y permitir que, dentro de una región determinada, las plantas puedan realizar su mágico truco: la fotosíntesis.

Debido a que el aerogel de sílice imita el efecto de los gases de efecto invernadero de la Tierra, lo que podría aumentar la presión atmosférica de Marte a niveles similares a los de nuestro planeta, los investigadores creen que este material podría hacer posible la vida en Marte.

Los investigadores probaron la idea recreando las condiciones de la superficie de Marte en el laboratorio y colocando una capa de aerogel de sílice en la parte superior para ver qué cambios podrían desencadenar.

Cúpulas habitacionales

De hecho, a través del modelado y los experimentos, el equipo encontró que un escudo de aerogel de sílice de 2 a 3 centímetros de espesor, permitió filtrar suficiente luz visible para la fotosíntesis, al tiempo que bloqueó la dañina radiación ultravioleta. Este escudo también elevaría las temperaturas por encima del punto de fusión del agua sin la necesidad de una fuente de calor interna.

Si bien la superficie del Planeta Rojo es un entorno inhóspito para sostener la vida humana, este enfoque podría hacer que de Marte sea habitable.

Los investigadores plantean que el material se podría utilizar para construir cúpulas habitacionales o biosferas autocontenidas en la superficie de Marte.

La NASA estudiará el clima solar en dos nuevas misiones

Por más intrigante que sea la idea, el equipo reconoce que todavía hay riesgos astrobiológicos que deben considerarse antes de que se pueda usar el aerogel de sílice en Marte. Mientras tanto, los investigadores sugieren probarlo aquí en la Tierra, en entornos extremos como la Antártida o los desiertos.

En referencia a los resultados observados, la investigadora Laura Kerber, geóloga afiliada al JPL y coautora del estudio, concluyó comentando:

“Después de la Tierra, Marte es el planeta con mayor potencial para ser habitable de nuestro Sistema Solar, pero sigue siendo un mundo hostil para muchos tipos de vida. Este enfoque basado en el uso de capas de aerogel de sílice, se podría implementar para crear pequeñas islas de habitabilidad, lo que nos permitiría sustentar la vida en Marte de una manera controlada y escalable”.

Referencia: Enabling Martian habitability with silica aerogel via the solid-state greenhouse effect. Nature Astronomy, 2019. https://doi.org/10.1038/s41550-019-0813-0

Más en TekCrispy