El pasado mes de abril de 2019, la nave Crew Dragon de SpaceX sufrió una grave explosión, que puso en riesgo la misión al espacio de la NASA. Aunque en su momento, SpaceX reveló que se trató de una “anomalía en la prueba de motores”, finalmente la compañía decidió revelar las causas de este accidente.

SpaceX dijo que el incendio se produjo debido a que “una válvula filtró accidentalmente parte del propulsor del vehículo, iniciando una reacción en cadena que causó que la nave espacial se rompiera”, señala la fuente.

La compañía señala que el sistema de emergencia del Crew Dragon formado por unos pequeños propulsores pudo generar el problema. Una válvula con fugas causó que el propulsor necesario se cruzaran hacia otro sistema, generando el colapso, explica SpaceX.

La investigación inició en abril, pero SpaceX señala que actualmente abarca el 80 por ciento, y no tienen un tiempo definido para terminar.

Hans Koenigsman, vicepresidente de confiabilidad de fabricación y vuelo en SpaceX, durante una conferencia de prensa explicó:

Es difícil decir … cuánto tiempo necesitamos para cerrar esto.

Pero quiere asegurarse de que la cápsula, de todo, quiere asegurarse de que encontremos todas las acciones correctivas correctas.

Reemplazo de válvulas

Aunque el incendio ocasionó serios inconvenientes, la compañía señala que el hecho de haber ocurrido en Tierra y no en el espacio “Fue un regalo” para ellos.

“Tuvimos la capacidad de encontrar un problema con el hardware y poder encontrar y evaluar el hardware”.

Ahora la NASA reemplazará todas las válvulas y usará en su lugar un componente llamado “Disco de ruptura”, que es mucho más confiable lo que asegura que un incendio de este tipo no volverá a ocurrir, señalan los investigadores.

Equipo de la NASA inicia misión hacia una de las lunas de Marte sin salir de la Tierra

Dos meses sin encontrar la causa del incendio

Aunque SpaceX tomó un equipo de investigadores para ayudar a descubrir la causa del incendio en abril, no fue sino hasta ahora que se detectó la causa exacta del mismo.

En marzo la nave espacial Crew Dragon se acopló sin problemas con la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés), en un vuelo de pruebas y daba a los científicos la posibilidad de realizar el primer vuelo espacial  a mediados de junio de 2019, sin embargo, el incendio en abril cambió los planes.

Por lo que es probable que SpaceX no vuele gente hasta principios del próximo año, sin embargo, la compañía aún se mantiene optimista, por lo que no debería sorprendernos ver a un Crew Dragon volando quizá a finales de 2019, señala la fuente.

Más en TekCrispy