Foto: Intel Labs

Intel ha lanzado un nuevo hardware “neuromórfico” para optimizar el trabajo de la comunidad de investigadores de Inteligencia Artificial (IA). Llamado Pohoiki Beach, se trata de un tablero que combina de 8 a 32 chips, que luego se fusionan con otros tableros para crear un sistema integral y neuromórfico que contiene 64 chips.

El anuncio se realizó con motivo de la Iniciativa de Resurgimiento Electrónico 2019, auspiciada por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada, ubicada en Detroit, EE.UU. El proyecto, que consiste en una constelación de 8 millones de neuronas artificiales, está inspirado en la arquitectura del cerebro humano. Más adelante, Intel espera ampliar el sistema a 100 millones de neuronas, a través de un proyecto llamado Pohoiki Springs.

Según Rich Uhlig, director de Intel Labs, la computadora de 64 chips se pondrá a disposición de los 60 socios de investigación de la compañía para ampliar el estudio y el despliegue de algoritmos de IA para la planificación de rutas y la codificación de repuesto.

¿Cómo está estructurado el sistema?

Pohoiki Beach está integrado por 64 por chips neuromórficos Loihi de 14 nanómetros (nm) y 128 núcleos. El tamaño de cada chip es de 60 milímetros y, en general, el sistema se compone de más de 2 mil millones de transistores, 130 millones de sinapsis, 130,000 neuronas artificiales, y 3 núcleos Lakemont que administran las tareas de ejecución.

Por si fuese poco, Loihi tiene un motor de aprendizaje de microcódigo para entrenar redes neuronales asíncronas (SNN). Intel segura que Loihi tiene una capacidad de procesamiento que supera 1,000 veces la de los chips o procesadores convencionales. En términos de rendimiento, la compañía explicó que los resultados son de hasta un 30 por ciento de ampliación de potencia requerida cuando se amplía la actividad 50 veces. En el hardware convencional, se utiliza un 500 por ciento de más potencia en estas condiciones.

Intel describió posibles usos de este sistema, incluyendo el análisis de imágenes médicas o el desarrollo de sistemas de conducción autónoma para coches. En el caso del sector médico, un sistema de IA basado en este hardware podría identificar y destacar regiones donde existen más posibilidades de desarrollarse una enfermedad.