Un bebé que haya estado expuesto a los efectos de los opioides en el útero, con frecuencia presenta un desafío para el proveedor de atención neonatal en la evaluación y el tratamiento de los síntomas del síndrome de abstinencia neonatal (NAS, por sus siglas en inglés) después del nacimiento.

Si bien el uso abusivo de drogas lícitas e ilícitas entre las mujeres en edad fértil sigue siendo un problema de salud pública, una reciente investigación encontró que los bebés cuyas madres se sometieron a una cirugía antes del embarazo tienen un mayor riesgo de síntomas de abstinencia de opioides al nacer.

Un mayor riesgo

El estudio, realizado por científicos del Centro de Investigación del Hospital Universitario de Montreal (CRCHUM), encontró evidencia de que el uso de fármacos opioides prescritos para el control del dolor después de haber experimentado una cirugía, puede aumentar el riesgo de dependencia de los opioides en las mujeres y la abstinencia en sus recién nacidos.

El estudio encontró una fuerte asociación entre el síndrome de abstinencia neonatal y la anestesia general.

La doctora Nathalie Auger, profesora en la Escuela de Salud Pública del CRCHUM y coautora del estudio, se refirió a la investigación puntualizando:

“Encontramos que las madres que se sometieron a una cirugía antes del embarazo tenían 1,6 veces más riesgo de que sus hijos sufrieran el síndrome de abstinencia neonatal, es decir, síntomas de abstinencia de opioides en sus futuros recién nacidos, tal vez porque el uso de opioides continúa después de la cirugía”.

Para llegar a sus conclusiones el equipo de investigación analizó los datos de casi 2,2 millones de nacimientos en Quebec entre los años 1989 y 2016. De estos, 2.346 recién nacidos tuvieron síndrome de abstinencia neonatal, incluidas 1.052 que tuvieron madres que se sometieron a cirugía antes del embarazo (14,9 por 10.000 bebés) en comparación con 1.294 bebés (8,8 por 10.000) nacidos de madres que no se sometieron a cirugía.

Los investigadores observaron que las cirugías múltiples, una edad más temprana en la cirugía, el mayor tiempo entre la cirugía y el embarazo, así como los procedimientos quirúrgicos cardiovasculares, torácicos, urológicos y la neurocirugía, se asociaron con un mayor riesgo de que sus hijos sufrieran síndrome de abstinencia neonatal.

Mejor manejo del dolor

Adicionalmente, el equipo pudo evidenciar una fuerte asociación entre el NAS y la anestesia general, tal vez porque este tipo de anestesia se usa en cirugías más complejas, que pueden requerir un uso más prolongado y una dosis más alta de analgésicos.

Los investigadores evidenciaron que el uso de opioides prescritos para el control del dolor después de una cirugía aumenta el riesgo de que los recién nacidos sufran síntomas de abstinencia.

Los autores del estudio señalan que los médicos tienen el potencial de prevenir el síndrome de abstinencia neonatal con un manejo cuidadoso del dolor postoperatorio en mujeres jóvenes.

Los opioides continúan siendo recetados en exceso, a pesar de los pedidos para optimizar el control del dolor postoperatorio a través de la mejora de las pautas quirúrgicas y el uso de enfoques múltiples con analgésicos no opioides o anestésicos locales.

Por lo tanto, concluyen los autores, la exposición postoperatoria a opioides, la reducción de la prescripción excesiva y la detección del uso de opioides en mujeres embarazadas que se han sometido a una cirugía previa, pueden ayudar a reducir el riesgo de síndrome de abstinencia neonatal en los bebés.

Referencia: Maternal prepregnancy surgery and risk of neonatal abstinence syndrome in future newborns: a longitudinal cohort study. Canadian Medical Association Journal, 2019. https://doi.org/10.1503/cmaj.181519