Un nuevo anuncio por parte del CEO de SpaceX, Elon Musk establece que el Starhopper se está preparando para realizar una prueba de activación programada el próximo martes 16 de julio.

El Starhopper es un cohete de 40 metros de altura y 9 metros de diámetro que cuenta con tres motores Raptor a base de metano y oxígeno líquido utilizado por SpaceX para probar el aterrizaje vertical de su próximo Startship.

Starhopper, una versión de prueba

Musk anunció a través de la red social Twitter que el vehículo de prueba para el proyecto Starship, Starhopper se someterá a una tercera prueba de salto, y aunque en el pasado ha demostrado que puede elevarse unos centímetros desde un launchpad.

Ahora, la compañía ha decidido montar nuevamente un motor Raptor –ya que el anterior presentó algunos problemas– para la próxima prueba de activación de este martes, donde se espera que el Starhopper despegue del suelo y alcance una altura de unos 20 metros.

¿El futuro de los coches autónomos es una utopía?

Una prueba de 20 metros

Una altura que aunque no es muy elevada le servirá a los investigadores para probar la capacidad de SpaceX para lanzar cosas al espacio, asi como también permitirá obtener detalles claves en el desempeño del motor Raptor y de la nave espacial Starship.

En este sentido, Elon Musk ha señalado que este primer “vuelo de prueba sin ataduras” no solo implica elevar el Starhopper 20 metros hacia arriba, sino que se espera que durante esta prueba el cohete pueda efectuar una serie de movimientos de un lado a otro.

La fuente menciona que luego de esta prueba estacionaria se estima que la siguiente etapa de prueba, que está prevista para dentro de algunos meses, sea de uno 20 kilómetros.

Finalmente, y como se ha venido anunciado, se espera que este Starhopper funcione a la perfección y de paso a la construcción del Starship de SpaceX para comenzar los lanzamientos comerciales de personas al espacio en el 2021.

Más en TekCrispy