Cuando se trata de nuestras mascotas, tratamos de ser lo más consentidores posibles, pero esta forma de demostrar cariño debe mantenerse bajo cierto equilibrio. A los perros en particular les llaman la atención muchos alimentos que consumen los seres humanos, y quienes menos sepan sobre los cuidados en su alimentación pueden incurrir en el error grave de darles algo que les resulte tóxico.

Un ejemplo de los alimentos que nunca debemos de darles a los perros es un sustituto común del azúcar que se encuentra en muchos productos que consumimos, como el chicle y la mantequilla de maní.

Recientemente, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) publicó un comunicado en el que advierte a los dueños de mascotas sobre una sustancia llamada xilitol, un tipo de alcohol de azúcar presente en alimentos que dicen ser sin azúcar. Hasta ahora, la sustancia no es nociva para los seres humanos, pero sí es venenosa para los perros.

Perros envenenados por ingerir productos con xilitol

Además del chicle, la mantequilla de maní también suele contener xilitol.

La FDA informa que en los últimos años ha recibido suficientes reportes de perros envenenados por comer alimentos que contiene xilitol. Muchos de estos ocurrieron cuando comían chicle sin azúcar, aunque como ya mencionamos, este puede estar presente en otros productos de consumo como golosinas sin azúcar, mentas, helados sin azúcar (sin grasa), jarabe para la tos, cremas de nueces y maní, alimentos horneados e incluso en productos no comestibles como la pasta de dientes.

¿Cómo afecta el consumo de xilitol a los caninos?

El xilitol ingresa rápidamente al torrente sanguíneo del perro y estimula la liberación de insulina, una hormona que regula el azúcar en nuestro organismo.

A su vez, este aumento de los niveles de insulina en la sangre desencadenan una condición llamada hipoglucemia, caracterizada por bajas concentraciones de azúcar en la sangre. Esta es sumamente peligrosa y puede resultar letal para los perros.

Señales de intoxicación por xilitol

Cuando un perro se intoxica por ingerir xilitol, puede presentar vómitos, seguidos por la disminución de la actividad, debilidad, escalofríos, falta de coordinación, colapso y convulsiones como resultado de la disminución repentina el azúcar en su sangre a causa de la sustancia.

Los síntomas suelen aparecer entre 15 o 20 minutos luego de la ingesta, y dependiendo de estos podrían conducir a una muerte en el transcurso de 1 hora.

El xilitol no parece afectar a otras mascotas

Contrario a como ocurre con los perros, los gatos y otras mascotas no parecen verse afectados por la sustancial. Los gatos se encuentran especialmente libres de riesgo por su poco interés por los dulces.

En cambio, los hurones pueden tener efectos similares a los de los perros al ingerir xilitol, porque también son propensos a desarrollar niveles bajos de azúcar en la sangre.

Luego de leer esto, seguro lo pensarás dos veces antes de dejar chicles al alcance de tu mascota. Aunque la FDA recomienda a los dueños de mascotas ser especialmente cuidadoso con los comestibles que les suministran, ya sea como alimento o como como vehículo para las píldoras. Nunca está demás revisar los ingredientes en la etiqueta del producto.

Referencia:

Paws Off Xylitol; It’s Dangerous for Dogs. https://www.fda.gov/consumers/consumer-updates/paws-xylitol-its-dangerous-dogs

Más en TekCrispy