Desde el inicio de los tiempos la humanidad siempre ha encontrado fascinación más allá de nuestro cielo, ya sea a través de estudios astronómicos o mediante literatura fantástica, el ideal sobre el espacio que teníamos no era realmente certero. La única prueba que se tenía del espacio sideral era cuando se veía al cielo y se podían observar las estrellas y la luna.

Eso cambió el 20 de julio de 1969 cuando el Apollo 11 llevó a los primeros hombres a la luna, significando “un gran salto para la humanidad” no solo en materia científica sino también cultural y cinematográfica. Las palabras de Neil Armstrong fueron sin duda proféticas cuando puso su pie sobre la superficie lunar, pues desde aquel momento la manera en que veíamos la vida cambiaría para siempre.

El mundo audiovisual se vería completamente revolucionado gracias a imágenes que las personas en todo el planeta pudieron captar aquel 20 de julio de 1969. Si bien la fascinación por lo espacial existía desde hacía mucho tiempo, esta impresión se exacerbó con los primeros pasos del hombre en la luna, creando así un camino maravilloso en el cine que nos ha dado joyas cinematográficas que mencionaremos a continuación.

Astrónomos logran medir el giro de 5 agujeros negros supermasivos

Antes del alunizaje: nuestra idea del espacio

Durante la época de los sesenta, el mundo estaba viviendo tiempos de cambios acelerados, desde la guerra de Vietnam, pasando por el movimiento hippie, Los Beatles y la explosión del rock, más los movimientos sociales y estudiantiles. Ante tanto aceleramiento de los tiempos, la humanidad también quería ir más allá de nuestras fronteras, con una carrera por la conquista del espacio.

Esto se convirtió en uno de los primeros choques entre occidente y el bloque soviético. La urgencia por saber qué nos aguardaba más lejos de la estratósfera se tradujo en el cine y en la literatura, pero no solo en los años sesenta, sino desde mucho antes.

‘De la Tierra a la Luna’ – Julio Verne (1865)

Uno de los más grandes escritores de ficción –y por qué no, casi profeta de los avances tecnológicos de la humanidad–, Julio Verne, escribió ‘De la Tierra a la Luna’ en 1865, una novela que narraba de manera impresionante travesía en una nave espacial para descubrir lo que la Luna tenía para ofrecer. Decimos que Verne fue un profeta de los avances tecnológicos de la humanidad, pues para el siglo XIX había estimado que el viaje a la luna tomaría unas 97 horas, que son aproximadamente cuatro días, para que un siglo después el Apolo 11 despegara de la Tierra y tardara exactamente cuatro días en alunizar.

La NASA descubre un planeta cuya atmosfera solo contiene hidrógeno y helio

‘Viaje a la Luna’ – George Méliès (1902)

La primera película sobre un viaje lunar no podía ser de otro que no fuese el mago del cine, George Méliès. Inspirada en la obra de Verne y en ‘Los primeros hombres en la Luna’ de H.G. Wells, nos dejó una de las tomas más conocidas en la historia del cine que muestra la cara de la Luna siendo impactada por un cohete impulsado por un cañón.

Ha sido la primera película de ciencia ficción y desde entonces se imaginaba cómo sería la preparación de un viaje hacia la luna y también cómo se vería la luna en el espacio. Con una duración de apenas 14 minutos, la película se volvió todo un éxito gracias a la reproducción de copias que fueron distribuidas por ayudantes de Thomas Alva Edison en todos los Estados Unidos.

‘Destino a la Luna’ – Irving Pichel (1950)

Basada en la obra de Robert A. Heinlein, esta película estuvo nominada al Óscar por Mejores efectos especiales y a un Globo de Oro por Mejor soundtrack. En este caso comenzamos a ver las influencias de la energía atómica, ya que es la que utilizan para enviar el cohete a la luna, igualmente vemos los conflictos de Estados Unidos con una “potencia extranjera” que quieren sabotear la misión, dejando muy claro el ejemplo de la carrera por llegar a la luna que Estados Unidos tenía –y mantiene– con la Unión Soviética.

‘2001: Odisea del espacio’ – Stanley Kubrick (1968)

Kubrick se coronó como uno de los directores más importantes de Estados Unidos cuando realizó ‘2001: Odisea del espacio’ al mostrar avanzadas técnicas de efectos especiales, tomas clásicas en perspectiva de su narrativa, entre otros elementos. Años atrás la curiosidad de Kubrick por el espacio despertó gracias a una recomendación del novelista Arthur C. Clarke –quien luego coescribió el guion de la película– de comprar un telescopio.

Astronauta comparte foto del momento en el que se hace de noche en la Tierra

Katharina Kubrick, la hijastra del prodigioso director, narra un momento muy especial en el que su padre quedó absolutamente prendado de los misterios del universo, específicamente de la luna:

“Compró su Questar y le colocó una de sus cámaras. En una noche en la que hubo un eclipse lunar, nos arrastró a todos al balcón y pudimos ver la luna como una gran pelota de goma. No creo haberla vista tan clara como aquella vez. Amaba esa cosa [la luna]. La miraba todo el tiempo”.

Basada en la novela ‘El centinela’ de C. Clarke, ‘2000: Odisea del espacio’ aborda múltiples temas como la vida extraterrestre, la tecnología, inteligencia artificial, además de reflexionar sobre la evolución humana. Kubrick nos regaló una poética escena en la que vemos una especie de vals espacial al ritmo de ‘El danubio azul’ alrededor de una brillante esfera azul, nuestro planeta Tierra.

Curiosamente, un año después del estreno de la película, cuando ocurrió el alunizaje, el perfeccionista Kubrick se mostró frustrado por no haber captado bien el color de la Tierra, considerando que en las imágenes tomadas por la misión del Apolo 11 el azul era más intenso que el que se mostró en ‘2001: Odisea del espacio’.

“Un pequeño paso para el hombre, pero un gran paso para la humanidad”

De izquierda a derecha: Neil Armstrong, Michael Collins y Buzz Aldrin, miembros de la tripulación del Apolo 11. Años más tarde se volvieron miembros honorarios de la Sociedad Estadounidense de Cinematógrafos.

El 20 de julio de 1969 el mundo se paralizó frente a las pantallas para ver las primeras imágenes de la llegada del hombre a la Luna. Una escena casi tan clásica como la de la cara de la luna de Méliès, las primeras pisadas de Neil Armstrong es algo que todos podemos visualizar con facilidad.

¿Pero quién filmó este importante acontecimiento? Pues, en el casco de Armstrong se ve reflejado Buzz Aldrin, otro héroe de la NASA e inspiración principal de Buzz Lightyear en ‘Toy Story’, quien se encargó de registrarlo todo en las cámaras, casi con ojo de director de cine.

Según narra Associated Press en un reportaje, los miembros del Apolo 11 llevaron varias cámaras con ellos, precisamente para dejar todo bien registrado. Entre el equipo de filmación figuraban dos cámaras 16 mm y varias 70 mm Hasselblad 500s. Además, había otras cámaras incorporadas en los trajes de los astronautas.

¿Qué tan bien funcionarían las defensas de la Tierra ante un impacto de asteroide?

De manera que el alunizaje fue en sí una película –no desde el punto de vista conspirativo que alega que fue grabado bajo la dirección de Kubrick– por la que incluso Armstrong, Aldrin y Michael Collins obtuvieron el reconocimiento como miembros honorarios de la Sociedad Estadounidense de Cinematógrafos.

El boom de la ciencia ficción espacial

La llegada del hombre a la Luna despidió la revuelta década de los sesenta y le dio la bienvenida a una era cinematográfica que dio pie a grandes directores, sagas, cultos, gracias a la narrativa por la conquista del espacio. Tal fue el caso de ‘Star Wars’ del entonces joven George Lucas, ‘Encuentros cercanos del tercer tipo’ de Steven Spielberg –y sus otras películas con temática espacial, extraterrestre y de inteligencia artificial– y ‘Alien’ de Ridley Scott, por el lado del suspenso y terror.

La pantalla estrellada de ‘Star Wars: una nueva esperanza’ que alumbró las pantallas de los cines en 1977 ha sido de las más icónicas en el cine, precedido por el clásico “Hace mucho tiempo en una galaxia muy, muy lejana…”, y acompañada por la escena inicial que nos pone al día sobre lo que ocurre en la galaxia –con el tema principal de ‘Star Wars’ compuesto por John Williams–.

Así es como un avance científico tan importante como fue la llegada del hombre a la luna revolucionó también la industria cinematográfica, con nuevos géneros, narrativas, conflictos, técnicas y efectos que han cautivado a miles de millones de espectadores de varias generaciones. Incluso, al estar a punto de celebrar los 50 años del alunizaje, el cine sigue apostando por las historias espaciales, aunque busca explotar otros aspectos que busquen sorprender más a las audiencias.

Películas como ‘The Martian’ e ‘Interestelar’ han cautivado a los espectadores, no solo por su increíble cinematografía, sino también por su historia.

Han pasado 50 años sin que el hombre haya vuelto a poner otro paso en la luna, y aunque las agencias espaciales están trabajando por retomar las misiones lunares, también se han estado explorando otros planetas y la factibilidad del turismo espacial. No cabe duda de que la misión del Apolo 11 fue un gran salto para la humanidad que nos garantiza historias que busquen retratar la magia y el misterio del espacio para rato.

Más en TekCrispy