Foto: Reuters

Hace algunos años, cuando un músico decidía iniciar un proyecto con una banda, muy pocas veces lo hacía para generar dinero. Sin embargo, la adopción de nuevos dispositivos móviles y el auge de Internet ha propiciado un cambio radical en el pensamiento de la nueva generación de creadores musicales.

Hoy en día, se produce más música que hace 50 años, y los programas académicos de las escuelas de producción ahora incluyen temas como la distribución musical en Internet y las plataformas de música en streaming. A pesar de que, en la actualidad, cualquier persona puede obtener ganancias a partir de sus obras musicales, es más difícil generar ingresos “justos” que en cualquier otro momento de esta industria. ¿El motivo? La manera en que compañías como Spotify y Apple pagan a los artistas.

Aunque estas compañías ofrecen grandes facilidades a los usuarios para reproducir contenido, la realidad es que los músicos no están recibiendo lo suficiente por sus esfuerzos. En caso de que Apple Music y Spotify se conviertan algún día en firmas discográficas, esta realidad podría cambiar. De momento, el panorama sigue siendo gris para los artistas.

Una realidad gris para los artistas

Spotify paga al titular de los derechos de la obra entre US$ 0.006 Y US$ 0.0084 por reproducción. Sin embargo, el concepto de “titular” incluye al sello discográfico, los productores de la canción, los compositores y los intérpretes. En este sentido, el streaming es actualmente un negocio de volumen.

Cuando los usuarios compraban discos físicos e incluso canciones en formato mp3, los músicos aún tenían la esperanza de obtener ingresos aceptables por concepto de ventas. Sin embargo, hoy en día, los artistas independientes parecen limitarse a “regalar” su música a cambio de unos pocos centavos.

15 trucos para aprovechar al máximo tu cuenta de Spotify

No importa si los US$ 10 que invertiste en tu suscripción mensual de Spotify te sirvieron para escuchar una única banda de rock en la plataforma. De esos 10 dólares, la banda recibirá un porcentaje ínfimo de ganancias.

¿Por qué ocurre esto?

Tanto Spotify como Apple Music tienen un método bastante sencillo para pagar a los artistas. Todo el dinero generado por suscripciones y anuncios se reúne en un mismo lugar. Luego, este dinero se divide entre la cantidad de streams o reproducciones que tuvo cada artista.

Por ejemplo, si Apple tiene US$ 100 millones para pagar a sus artistas por las reproducciones del mes, y las canciones de Ariana Grande representan el 1 por ciento del total de streams, la cantante de pop recibirá US$ 1 millón. En este sentido, el 1 por ciento de tu dinero se destina a Ariana Grande.

Este esquema lleva por nombre “sistema de prorrateo”, y es básicamente la clave de los bajos ingresos para los artistas. Básicamente, el dinero que paga cada usuario por su suscripción mensual se distribuye en función de las canciones que escucharon.

La ventaja de este sistema es que prioriza las preferencias del usuario. Esto permite que los usuarios que pasen más tiempo en Spotify o Apple Music generen más ingresos para sus músicos preferidos que aquellos que apenas pasan unos pocos minutos a la semana.

Más en TekCrispy