Los antibióticos son, sin duda, uno de los inventos más prolíficos de la historia, ya que gracias a ellos la humanidad ha estado en capacidad de tratar una serie de enfermedades e infecciones para las cuales no existía cura.

Sin embargo, en los últimos años, el número cada vez mayor de agentes patógenos resistentes a los medicamentos ha crecido enormemente, hasta el punto en que la Organización Mundial de la Salud considera que es una de las mayores amenazas para la humanidad.

La música podría servir como calmante para pacientes nerviosos antes de una operación

Propiedades duales

Desafortunadamente, hay poco incentivo para que las compañías farmacéuticas inviertan las enormes sumas de dinero requeridas para desarrollar nuevos antibióticos contra estas amenazantes cepas. Por lo tanto, la línea clínica actual está dominada por derivados de clases existentes de antibióticos que se conocen como medicamentos “yo también”.

El SARM es una de las bacterias resistentes a los medicamentos que más preocupa a la comunidad médica.

Ahora, un equipo de investigadores del Instituto Nacional Francés de Salud e Investigación Médica (INSERM, por sus siglas en francés) y la Universidad de Rennes (UR), han desarrollado una nueva clase de moléculas que podrían cambiar todo eso.

Las nuevas moléculas son, de hecho, toxinas bacterianas que se han transformado en potentes antibióticos contra varias bacterias grampositivas o negativas responsables de infecciones humanas. El descubrimiento se realizó en el año 2011, cuando los científicos identificaron por primera vez una molécula con propiedades tóxicas y antibióticas duales.

Al respecto, el profesor Brice Felden, director del Laboratorio de ARN y Medicina Bacteriana de la UR, comentó:

 “Nos dimos cuenta de que una toxina producida por Staphylococcus aureus, cuya función es facilitar la infección, también es capaz de matar otras bacterias presentes en nuestro cuerpo. Lo que habíamos identificado era una molécula con propiedades tóxicas y antibióticas duales, lo que nos llevó a pensar que si pudiéramos separar estas actividades, podríamos crear un nuevo antibiótico no tóxico para el cuerpo”.

Un antibiótico eficiente y seguro

Con este objetivo en mente, el equipo comenzó la investigación a partir de péptidos bacterianos naturales, acortándolos y modificándolos, terminando con 4 péptidos prometedores. De ellos, 2 resultaron ser efectivos contra el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM) en modelos de ratones, sin mostrar toxicidad para eritrocitos humanos y células renales. En otras palabras, eran eficientes como antibióticos sin presentar peligros de toxicidad.

Los prometedores resultados de esta investigación se observaron en ratas. Queda por verse si funciona o no en seres humanos.

Estos nuevos compuestos se probaron en concentraciones extremadamente altas (hasta 50 veces más altas que la dosis efectiva), sin producir ninguna toxicidad. Los antibióticos se dejaron en contacto con los animales durante varios días, sin que se observara ninguna resistencia al fármaco.

Los virus del herpes oral y genital se combinan más de lo pensado

A pesar de lo promisorio de estos resultados, aún es muy temprano para celebrar. El tiempo de exposición (15 días) fue relativamente corto, y se trata de solo un estudio con ratones. Muchas veces, los resultados obtenidos en modelos animales no se transmiten bien en los seres humanos.

No obstante, la posibilidad de que se pueda contar con una nueva clase de antibióticos para combatir la resistencia a los antibióticos en todo el mundo, es nada menos que emocionante. Queda por verse si funciona o no en seres humanos, y con ese propósito, los investigadores ya se encuentran planificando realizar próximamente en un ensayo clínico de fase 1.

Referencia: Novel antibiotics effective against gram-positive and -negative multi-resistant bacteria with limited resistance. Plos Biology, 2019. https://doi.org/10.1371/journal.pbio.3000337

 

Más en TekCrispy