Los científicos señalan que objetivo final de la investigación es poder contar con un medicamento que pueda combatir la obesidad.

La obesidad es una enfermedad compleja, multifactorial y en gran medida prevenible, que afecta, junto con el sobrepeso, a más de un tercio de la población mundial actual. Si continúan las tendencias seculares, se estima que para el año 2030, aproximadamente el 38 por ciento de la población adulta mundial tendrá sobrepeso y otro 20 por ciento será obeso.

La obesidad aumenta enormemente el riesgo de morbilidad por enfermedades crónicas, es decir, discapacidad, depresión, diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares, ciertos tipos de cáncer y mortalidad. Por lo tanto, los costos económicos y psicosociales de la obesidad por si sola, así como cuando se combinan con estas comorbilidades y secuelas, son sorprendentes.

Exposición a bajas dosis de radiación promueve las células con capacidad cancerígena

Un medicamento para combatir la obesidad

Entre un 60 y 70 por ciento de los pacientes con obesidad son dislipidémicos, es decir, tienen una cantidad anormal de lípidos grasos (por ejemplo: triglicéridos, colesterol y / o fosfolípidos) en la sangre, una anomalía que incrementa significativamente el riesgo a desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Los científicos señalan que objetivo final de la investigación es poder contar con un medicamento que pueda combatir la obesidad.

A fin de contar con una alternativa que procure revertir las crecientes tendencias de obesidad, un equipo de investigación de la Universidad de Texas en San Antonio (UTSA), ha recibido fondos para desarrollar un enfoque novedoso que inhibe la actividad de una proteína humana que se cree contribuye al colesterol malo.

El equipo diseñará y probará un bloqueador de proteínas contra la enzima citocromo P450 8B1. Una investigación previa mostró cómo los ratones que carecen del gen que expresa esta proteína, tienen un menor riesgo de desarrollar diabetes, enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, así como una mejor resistencia al aumento de peso.

Efecto inhibidor

Sobre la base de estos resultados, el equipo examinó el medicamento abiraterona, un derivado de la progesterona que se usa para reducir el cáncer de próstata, y se pudo observar un efecto inhibidor de la enzima P450 8B1.

Una cantidad anormal de lípidos en la sangre incrementa significativamente el riesgo a desarrollar enfermedades cardiovasculares.

El equipo pretende utilizar el mismo mecanismo que el de abiraterona para apagar la enzima P450 8B1. Los investigadores creen que la introducción de una piridina en el esqueleto del sustrato inhibirá el sitio activo de hierro en la enzima, produciendo su bloqueo.

Descubre por qué los alimentos integrales son mejores para tu salud

El doctor Francis Yoshimoto, profesor en el Departamento de Química de la UTSA y líder del proyecto, se refirió a la investigación y comentó:

“Nadie ha trabajado en la enzima P450 8B1 de esta manera, y l que más nos resulta llamativo de este diseño, es que utiliza el mismo enfoque de un inhibidor exitoso del cáncer de próstata. El objetivo final es hacer un medicamento que pueda combatir la obesidad”.

 

Referencia: UTSA professor designs protein blockers to fight obesity and heart disease. UTSA Today, 2019. https://bit.ly/2Jt5QYS

Más en TekCrispy