Foto: Reuters

Las autoridades de Francia anunciaron un nuevo impuesto “ecológico” para casi todos los viajes aéreos que salgan del país a partir del próximo año. Según el anuncio, emitido por la ministra de Transporte, Elizabeth Borne, el nuevo tributo llega en un contexto de emergencia ambiental para cumplir un papel importante en el financiamiento del transporte de los ciudadanos franceses.

Llamado “ecotax”, el impuesto variará en función del tipo de boleto aéreo, por lo que su valor oscilará entre US$ 1.70 y US$ 20. La tarifa para los vuelos nacionales será menor que la aplicada a los viajes internacionales, mientras que los boletos para clase ejecutiva y “primera clase”, serán los que pagarán los montos más altos. Aquellos vuelos internacionales cuyo destino es Francia, no aplican para la nueva medida.

¿Qué planea hacer el gobierno con este dinero?

Según Borne, el gobierno espera recaudar aproximadamente US$ 200 millones, que posteriormente se invertirán en la construcción de una mejor infraestructura ecológica para los franceses, incluyendo el nuevo sistema de trenes. Un informe reciente de la Agencia de Transporte Aéreo (ATAG) reveló que la industria aérea genera cerca del 2 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) a escala global.

Este es el impacto oculto que los aviones tienen en el cambio climático

La medida ha comenzado a generar controversia entre las compañías del sector. Air France emitió un comunicado al respecto, asegurando que el nuevo impuesto generaría hasta US$ 67 millones en gastos cada año, y calificó la decisión como “extrema”. Por su parte, Borne dijo que el tributo no afectaría de manera negativa a las aerolíneas de Francia, ya que el plan fue creado para no perjudicar a la industria aérea nacional.

Actualmente, Alemania posee un impuesto similar de US$ 13 para viajes a escala nacional o dentro de la Unión Europea (UE). En el caso de los destinos internacionales, el impuesto asciende a US$ 50.

Más en TekCrispy