El automóvil supersónico Bloodhound llegará a la pista de carrera en el lecho del lago seco en Hakskeen Pan en Sudáfrica el próximo mes de octubre para realizar pruebas de alta velocidad y romper un nuevo récord en tierra de cara al 2020.

Bloodhound es un automóvil supersónico construido para romper el récord de velocidad en la tierra, y diseñado con partes de un avión de combate, un auto de Fórmula 1 y un cohete espacial.

Un nuevo reto

De acuerdo con la fuente, este automóvil supersónico ha sido creado con la finalidad de llegar desde un punto A hasta un punto B en la menor cantidad de tiempo.

Aunque este ambicioso proyecto se presentó en sus inicios como una idea novedosa, este automóvil supersónico ha tenido que enfrentar varios inconvenientes a nivel financiero que lo han llevado incluso a un posible cierre el año pasado.

Sin embargo, aún quedan personas que apuestan por esta tecnología innovadora como Ian Warhurst quien es el nuevo propietario de este automóvil supersónico.

Un automóvil supersónico

En este sentido, Warhurst y su equipo han estado trabajando en varios ajustes que le otorgarán mayor velocidad al prototipo, cambios que llegarán de la mano de un nuevo sistema de frenos de paracaídas, aumento de resortes y amortiguadores, adición con más presión de aire, sensores de carga y la instalación de un sistema de detección y supresión de incendios.

Además de ello, este automóvil supersónico cuenta con un motor Rolls-Royce EJ200 de tres propulsores procedente de un avión de combate Eurofighter Typhoon, que trabajará con un cohete híbrido de la compañía noruega Nammo y un motor turbo de 8 cilindros de un Jaguar.

En busca del récord

Asimismo, Warhurst ha mencionado que este automóvil estará equipado con tecnología digital que permitirá no solo analizar los datos de la prueba en tiempo real, sino también el probar el diseño del auto utilizando dinámica de fluidos computacional (CFD).

La fuente destaca que el automóvil deberá producir alrededor de 21 toneladas de fuerza para lograr alcanzar los 1.609 km/h, una prueba que suministrará datos importantes a la hora de romper el récord de velocidad en la tierra –763 mph–  el próximo año.

Más en TekCrispy