Kratom (Mitragyna speciosa) es una especie de planta medicinal que se distribuye por todo el sudeste asiático y se usa cada vez más como analgésico y como tratamiento para la adicción a otros opioides.

Kratom es originaria de Tailandia, pero fue considerada como ilegal durante más de siete décadas por intervenir con el negocio de opio en la zona. Actualmente es legal y ha comenzado a comercializarse por Internet.

Tradicionalmente, se usaba a bajas dosis como un estimulante, en altas dosis con funciones sedativas, como anestésico para el dolor. Esta hierba es psicoactiva, y por lo general sus hojas son masticadas para mejorar el estado de ánimo cuando se padecen problemas de ansiedad, y aliviar problemas de salud muy variados como insomnio o procesos diarreicos.

Pero su uso más asociado está en el tratamiento de la adicción de los opiáceos, el cual se ha incrementado con el paso de los años, e incluso ha dado pie a la creación de suplementos de hierbas que la contiene.

Sin embargo, esta forma de ingesta no parece ser la más segura, según un estudio dirigido por William Eggleston, un profesor clínico asistente de práctica farmacéutica en la Universidad de Binghamton. Veamos por qué.

Toxicidad, abstinencia y muertes por ingesta de kratom

Taquicardia, somnolencia, agitación, alucinaciones y hasta paro respiratorio o cardíaco son apenas algunos de los efectos que puede causar el consumo de kratom.

Muchos pacientes informan que usan kratom, un suplemento de hierbas derivado de esta planta, para tratar o prevenir el síndrome de abstinencia por adicción a opioides, así como tratamiento para el dolor.

Pero Eggleston notó que cada vez más de ellos presentaban toxicidad o abstinencia del uso de la misma, lo cual despertó su curiosidad por identificar los tipos de toxicidad que se informaban los centros de intoxicaciones a nivel nacional. Esto a fin de determinar si en realidad este suplemento era lo suficientemente seguro para ser administrado como tal.

De modo que él y su equipo procedieron a revisar los informes de exposición a kratom del National Poison Data System y los registros de la oficina de un médico forense en el estado de Nueva York para identificar las toxicidades y las muertes asociadas con el kratom respectivamente.

Encontraron un total de 2312 exposiciones a la planta, de los cuales 935 casos le involucran como sustancia única.

Entre los efectos asociados al kratom en estos casos, los más frecuentes fueron agitación (18.6%), taquicardia (16.9%), somnolencia (13.6%), vómitos (11.2%) y confusión (8.1%), los cuales parecen bastante leves y aceptables. Sin embargo, se encontraron efectos mucho más graves como convulsiones (6.1%), abstinencia (6.1%), alucinaciones (4.8%), depresión respiratoria (2.8%), coma (2.3%) y paro cardíaco o respiratorio (0.6%).

En el estudio forense, se encontró que el consumo de kratom fue catalogado como causa o factor contribuyente a la muerte de cuatro individuos presentes en el registro de la oficina forense consultada.

Consumir kratom no es para nada seguro

La conclusión ante estos resultados es que kratom definitivamente no es seguro como suplemento herbal y además representa una amenaza para la salud pública bajo esta presentación.

Eggleston explica que a pesar de que no es tan fuerte como otros opioides, mantiene sus efectos como tal y en altas dosis puede causar efectos adversos como los ya mencionados:

“Aunque no es tan fuerte como otros opioides recetados, el kratom sigue actuando como un opioide en el cuerpo. En dosis más grandes, puede causar respiración lenta y sedación, lo que significa que los pacientes pueden desarrollar la misma toxicidad que tendrían si usaran otro producto opioide. También se informa que causa convulsiones y toxicidad hepática. Kratom puede desempeñar un papel en el tratamiento del dolor y el trastorno por uso de opioides, pero se necesita más investigación sobre su seguridad y eficacia. Nuestros resultados sugieren que no debería estar disponible como un suplemento herbal”.

Ahora la investigación se centrará en evaluar si el riesgo de toxicidad cambia con las dosis suministras.

Desde hace algún tiempo ha empezado a ser usada por muchas personas en Estados Unidos y Europa, de modo que los hallazgos de este estudio sirven de advertencia para la población

Referencia:

Kratom Use and Toxicities in the United States. https://accpjournals.onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1002/phar.2280

¿Qué es el kratom? https://www.drugabuse.gov/es/publicaciones/drugfacts/kratom