La Tierra es el único lugar que sabemos con certeza que alberga la vida, pero dado lo grande que es el universo observable, las probabilidades de que no estemos completamente solos son astronómicas.

En el pasado se ha sugerido que los componentes necesarios para la vida se han trasladado de un mundo a otro en asteroides o cometas, un proceso conocido como panspermia, y ahora, un equipo de científicos de la Universidad de Harvard ha calculado qué tan probable sería ese escenario en toda la Vía Láctea.

Alta probabilidad

De acuerdo a los investigadores, la panspermia, que se piensa es posible dentro de un sistema planetario, también podría funcionar a una escala galáctica.

La investigación reveló la alta probabilidad de que la panspermia ocurra en una escala galáctica.

En su investigación, los científicos calcularon que podría haber hasta 10 billones de objetos del tamaño de un asteroide que podrían servir de transporte de los elementos necesarios para la vida alrededor de la galaxia.

Los objetos más grandes que albergan la vida serían más raros pero bastante comunes. El equipo estima que hay unos 100 millones de objetos del tamaño de Encelado, una luna de Saturno que mide 500 kilómetros de ancho, y que aproximadamente 1.000 mundos del tamaño de la Tierra podrían albergar material vital o prebiótico.

El investigador Idan Ginsburg, académico en el Instituto de Teoría y Computación de Harvard y coautor del estudio, explicó:

“La mayor preocupación que durante mucho tiempo tuvo la gente con esta idea fue que la radiación UV simplemente destruiría la vida. Pero resulta que si estás protegido, aunque sea por unos centímetros de roca o hielo, es suficiente para sobrevivir. Sabemos que los microbios en un planeta pueden subsistir al ser expulsados ​​al espacio y, en teoría, resistir a la reentrada para ser trasplantados de un planeta a otro”.

Considerando variables

Para calcular las posibilidades de que esto suceda, se debe observar más allá de nuestro tranquilo rincón del cosmos hacia lugares más activos, como el centro galáctico, donde el agujero negro supermasivo puede lanzar objetos al espacio.

En todo el Universo, la Tierra es el único lugar que sabemos con certeza que alberga la vida.

Para el estudio, el equipo tuvo que considerar muchas variables diferentes y determinar la probabilidad de que la vida se extienda de esta manera. Para ello, los investigadores tuvieron en cuenta las diferentes velocidades y tamaños de los objetos expulsados ​​por el agujero negro, la posibilidad de que fueran capturados por la gravedad de otras estrellas, la duración de ese viaje y la resistencia de los diferentes tipos de vida.

Al final, el equipo descubrió que es muy probable que la panspermia ocurra en una escala galáctica, con trillones de objetos transportando los componentes básicos de la vida dando vueltas por ahí. Según los investigadores, las mayores posibilidades de ser capturados por las estrellas fueron los objetos que viajan entre 10 y 100 kilómetros por segundo (km/s), pero aún podría suceder a velocidades de más de 1.000 km/s.

Aunque las conclusiones del estudio son puramente hipotéticas, se trata de una investigación convincente. El objetivo final sería observar la panspermia en acción, pero con la tecnología actual, parece que ese podría ser un objetivo lejano. Por ahora, los astrónomos podrían comenzar por encontrar evidencia de vida microscópica en muestras de suelo marciano o de asteroides.

Referencia: Galactic Panspermia. The Astrophysical Journal Letters, 2019. https://doi.org/10.3847/2041-8213/aaef2d