La mayoría de los abuelos, cuando eran padres, aplicaban fuertes estándares de disciplina a sus hijos para criar niños respetuosos y futuros adultos ejemplares.

Sin embargo, la cosa parece cambiar cuando les toca ejercer la dulce labor de ser abuelos. Vemos muchas veces cómo consienten a sus nietos con casi cualquier cosa que les pidan que estén en sus manos resolver: salir a pasear, comprar golosinas, ver la televisión durante largo rato e incluso los defienden cuando sus padres los regañan.

Se trata de algo bastante enternecedor que le suele dejar recuerdos muy gratos a los nietos conforme van creciendo. Sin embargo, esto no necesariamente sea bueno siempre, y ahora veremos por qué.

La mitad del tiempo con los abuelos es mirar a la pantalla

Los abuelos juegan un papel muy importante en la crianza de los hijos, por lo que es necesario instruirlos en el impacto de los medios sociales.

Un estudio realizado por Dafna Lemish, profesora de periodismo y estudios de medios y decana asociada para los programas en la Universidad de Rutgers, reveló que cuando los nietos visitan a sus abuelos suelen excederse con el tiempo que pasan viendo televisión o jugando con aplicaciones.

La investigación se basó en una encuesta virtual realizada a 356 abuelos de niños de 2 a 7 años, que informaron que cuidaban a sus nietos al menos una vez a la semana. Encontraron que en una visita de cuatro horas, los niños pasan casi la mitad del tiempo utilizando diversos medios de comunicación.

Se observó que el uso de estos recursos era más frecuente en los niños mayores, además de que fue predominante en los niños en comparación con las niñas. De 2 a 3 años de edad, un promedio de 98 minutos, de 4 a 5 años un promedio de 106 minutos y de 6 a 7 años tuvieron 143 minutos de tiempo de pantalla por visita.

Además, los abuelos eran más permisivos con el tiempo en pantalla de sus nietos en sus hogares que en los hogares de los niños. Cuando los niños estaban a cargo de sus abuelos, usaban más sus dispositivos que cuando se quedaban en manos de sus abuelas.

Como muchos podrán imaginarse en este punto, la razón que explica este exceso durante una visita de cuatro horas reside en factores como el simple hecho de llevar un dispositivo móvil al lugar. Pero también destacan la duración de la atención de los abuelos, las instrucciones de los padres, tener la televisión en segundo plano y los esfuerzos de mediación de los abuelos. Con estos, podemos resaltar otros hallazgos importantes:

Partamos de la diferencia de edad y de épocas: a muchos abuelos se les dificulta interactuar con sus nietos en contextos relacionados con medios interactivos como los juegos, en comparación con videos.

Pero los padres también tienen una cuota de responsabilidad bastante grande ello, pues suelen ser ellos los que les proporcionan los dispositivos para juegos o redes sociales a los niños. Cuando dejan a sus hijos al cuidado de sus abuelos, los padres suelen darles instrucciones sobre el uso de estos recursos, pero según los resultados, cuando hacían esto irónicamente se observó que los niños pasaban más tiempo mirando la pantalla.

¿Cómo reducir el tiempo que pasan los niños frente a la pantalla?

Proporcionar otros recursos, juguetes, juegos o libros, o hacer otras actividades puede ayudar a reducir el tiempo que los niños pasan frente a una pantalla cuando visitan a sus abuelos.

Tal como indica Lemish, los abuelos juegan un papel importante en la crianza de los niños, por lo que es necesario que estos tengan conocimiento real de la influencia de los medios de comunicación actuales sobre sus mentes aún inmaduras.

“Los abuelos juegan un papel muy importante en la crianza de sus nietos. Necesitamos educarlos sobre el impacto de los medios de comunicación en la vida de los niños y sobre el uso adecuado que beneficiará el bienestar de sus nietos”.

Para reducir el tiempo que los nietos pasan frente a una pantalla, algunos abuelos establecen reglas estrictas, como limitación el tiempo a máximo una hora, así como no permitirles el uso de los dispositivos antes de acostarse ni durante las comidas, y parecen ser efectivas.

De igual forma, los padres también deben ser más conscientes al respecto. Está bien mantener a los niños adaptados a nuestros tiempos, pero el uso de dispositivos como los celulares, o consolas de videojuegos, conlleva también una gran responsabilidad para la que muchos niños no están preparados aún.

Así que en lugar de dispositivos electrónicos, también podrían proporcionarles juguetes, juegos didácticos e incluso libros para ayudar a los abuelos en esta ardua labor.

Referencias:

The ultimate treat? Young Israeli children’s media use under their grandparents’ care. https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/17482798.2019.1627228?journalCode=rchm20