Para nadie es un secreto que las producciones exitosas suelen, en múltiples oportunidades, estar encabezadas por ciertos hábitos que resultan bastante nocivos, lo que hace que el proyecto caiga bajo el escrutinio y la crítica.

En esta oportunidad, ni un titán del streaming como lo es Netflix ha podido librarse de los comentarios negativos, pero, inteligentemente, en vez de sentirse atacados han decidido generar un cambio positivo, demostrándole a los haters y a la competencia que cualquier crisis se puede convertir en una oportunidad.

El estudio que lo inició todo

Quienes hayan puesto sus ojos en las primeras temporadas de ‘Stranger Things’ habrán notado que si algo resalta más que los peculiares monstruos y los superpoderes de Eleven, es el alto consumo de nicotina/tabaco que se hace presente. Ahora, un estudio ha revelado que la presencia de este mal hábito ha escalado al punto de triplicarse desde la temporada del 2016/2017.

Esta no es la primera vez que la serie de los hermanos Duffer es criticada por el excesivo consumo de cigarros en la serie, pero de seguro está marcando la última vez. Sobre todo, porque el estudio que publicó Truth Initative, revela que la presencia del tabado en las producciones de sesgo joven como ‘Stranger Things’ y ‘Orange is the New Black’ supera los “límites” de lo correcto.

Netflix le dice “NO” al tabaco

Claro está que muchos también podrían tildar esta decisión de la plataforma como algo extremista, pero a muchos les parece un paso que merecía darse, y, que por los momentos posiciona a la compañía de Reed Hastings como una pionera.

Esta nueva reforma del servicio aplicará para aquellas series y películas que se encuentren dentro de las clasificaciones TV-14 y PG-13, lo que quiere decir que cualquier producción con orientación familiar estará libre de la presencia del cigarrillo de nicotina y de los populares cigarros eléctricos. Sin embargo, Netflix no dejará la desintoxicación hasta aquí, ya que, a partir de este momento para que alguna producción cuente con presencia de tabaco deberá estar justificado su uso en las escenas.

Con base en esto, algunos podrían decir: “entonces cuál es el problema de que Jim Hopper –el personaje que todo lo ha sufrido en la serie– se fume una que otra caja” o “cómo van a evitar que en una serie de mujeres prisioneras, de una cárcel del condado, no se trafique ni se consuma cigarros”. Pero, resulta que para Netflix todo está en la visión creativa y en evitar que la comunidad los culpe a ellos de ser los precursores del mal hábito de fumar, sobre todo en exceso.

‘Black Mirror’ estrena tráiler de su quinta temporada

Asimismo, Netflix estará notificando a su comunidad de suscriptores cuáles producciones tienen presencia de tabaco. Sí, como si se tratara de la descripción de violencia, sexo o lenguaje de la serie o película.

“Netflix apoya firmemente la expresión artística. También reconocemos que fumar es perjudicial y cuando se lo representa de manera positiva en la pantalla puede influir negativamente en los jóvenes. En adelante, todos los proyectos nuevos que comisionemos con clasificaciones de TV-14 o inferior para series o PG-13 o inferiores para películas, serán libres de cigarrillos electrónicos y cigarrillos electrónicos, excepto por razones de exactitud histórica u objetiva. Para los proyectos nuevos con calificaciones más altas, no se podrá fumar ni usar cigarrillos electrónicos, a menos que sea esencial para la visión creativa del artista o porque sea definitoria de caracteres (de importancia histórica o cultural). Además, a partir de este año, la información sobre fumar se incluirá como parte de nuestras calificaciones en el servicio de Netflix para que nuestros miembros puedan tomar decisiones informadas sobre lo que ven”, aseguró un portavoz de la plataforma a EW.

Siempre tendrán qué decir

No obstante, aunque Netflix quiere marcar la pauta para que otros entiendan la importancia de no darle tanto protagonismo a malos hábitos en las producciones más populares, también la decisión de prohibir el tabaco inicia toda una discusión con respecto a: “está mal que un personaje de una serie ambientada en los años ochenta fume, pero no está mal mostrar como un joven hace del suicidio su único escape”.

Muchos fanáticos del servicio opinan que la decisión de Netflix no es más que una forma de evitar que los comentarios negativos se les conviertan en una crisis, lo que dañaría los ingresos y proyecciones exitosas de sus programas. Sobre todo porque muchos afirman que no es tanto lo que se muestra, sino cómo se hace.

Sin duda, algo que puede demostrarnos todo este caso es que, en primer lugar, todo el mundo conseguirá la manera de criticar lo que haces, y, en segundo lugar, Netflix planea defender sus ingresos y producciones originales a toda costa. Además, es bastante probable que esta decisión de la plataforma se convierta en una especie de efecto bola de nieve porque, ahora que el servicio de Hastings está haciendo algo al respecto, es cuestión de días para que las críticas se hagan camino a las otras plataformas como Amazon Prime, HBO, Hulu para que sigan sus pasos.

Más en TekCrispy