Ars Technica

Un nuevo informe de The Washington Post (WP) ha revelado que la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) y el FBI (Buró Federal de Investigaciones), están utilizando software de reconocimiento facial en las bases de datos de las licencias de conducir estatales. ¿El objetivo? Escanear millones de fotografías de ciudadanos estadounidenses sin su autorización.

La información fue suministrada a WP por la organización Georgetown Law, que aseguró que los funcionarios tienen acceso constante a las bases de datos de conductores y realizan búsquedas a través de reconocimiento facial. Presuntamente, estas búsquedas se llevan a cabo sin importar si las personas han sido acusadas del algún delito, lo que aumenta las preocupaciones sobre privacidad por el uso de esta tecnología.

En busca de delitos menores

El informe revela además que, entre los años 2015 y 2017, las autoridades federales y locales realizaron búsquedas en estas bases de datos frecuentemente, casi siempre por delitos de bajo perfil, como hurtos. Lo lamentable del hecho es que, para llevar a cabo este procedimiento, los funcionarios locales únicamente requerían la autorización de las agencias federales a través de un correo electrónico.

Portland planea prohibir uso de reconocimiento facial

Georgetown Law aseguró además que aquellos estados que ofrecen licencias de conducir a inmigrantes sin residencia también realizaron este tipo de búsquedas. En este sentido, Utah, Washington y Vermont son los tres estados que trabajaron con el FBI y el ICE. El WP afirmó que los funcionarios de Vermont ya no usan el software, mientras que las autoridades de Washington necesitan una autorización para acceder a la tecnología.

Lo alarmante del caso es que el uso del reconocimiento facial por parte de la policía estadounidense no es algo reciente. Durante años, estos organismos de seguridad se han enfocado en investigar a sospechosos a través de esta tecnología, ignorando las advertencias de los defensores de la privacidad con relación a este tema. Además de la privacidad, los expertos consideran que el reconocimiento facial puede ser propenso al sesgo racial y la discriminación social.

Más en TekCrispy