En mayo reseñamos un hallazgo muy prometedor para la ciencia: un grupo de científicos había logrado editar genéticamente células madres dentro del cuerpo de ratones de laboratorio. Para ello, utilizaron una especie de mensajero representado por el virus adeno-asociado, que no está asociado con ninguna enfermedad en los seres humanos.

Muchos especialistas parecen estar apostando por esta alternativa para la cura de diferentes afecciones, y un ejemplo de ellos es la Dra. Nicola Annels, investigadora en la Universidad de Surrey, quien señala que bajo las condiciones correctas, los virus pueden ser beneficiosos para nuestra salud:

“Tradicionalmente, los virus se han asociado con enfermedades, pero en la situación correcta pueden mejorar nuestra salud y bienestar en general al destruir las células cancerosas. Los virus oncolíticos, como el virus de la gripe, pueden transformar el camino tratamos el cáncer y podríamos indicar un alejamiento de tratamientos más establecidos, como la quimioterapia”.

Partiendo de ello, parece que los virus no siempre jugarán el papel de malos dentro de la película de la vida humana. Otro ejemplo de ello fue descubierto por esta y otros científicos de la Universidad de Surrey y del Hospital del Condado de Royal Surrey recientemente, que observaron que el virus del resfriado común eliminó el cáncer de un paciente.

Tratamientos actuales para el cáncer de vejiga

El cáncer invasivo de vejiga sin músculo (NMIBC) es el décimo tipo de cáncer más común en el Reino Unido, y aproximadamente 10,000 personas son diagnosticadas con dicha enfermedad cada año, lo cual nos da una idea de su gran prevalencia en la población.

Como ocurre con mucha formas del cáncer, su tratamiento es bastante complejo y con posibilidades de reincidencia. Así lo confirmó Hardev Pandha, investigador principal del estudio y profesor de oncología médica en la Universidad de Surrey:

“El cáncer de vejiga no muscular invasivo es una enfermedad altamente prevalente que requiere un plan de tratamiento intrusivo y a menudo prolongado. El tratamiento actual es ineficaz y tóxico una proporción de pacientes y hay una necesidad urgente de nuevas terapias”.

Por ejemplo, la resección transuretral, un procedimiento quirúrgico que consiste en eliminar todas las lesiones visibles en la zona, tiene una alta tasa de recurrencia del tumor que oscila entre el 50 por ciento y el 70 por ciento. Por si fuera poco, el tumor puede aumentar el 10 por ciento y 20 por ciento en un periodo de dos a cinco años.

Por otro lado, tenemos la inmunoterapia con Bacille Calmette-Guerin, una bacteria viva usada para tratar el cáncer de vejiga. Un tercio de los pacientes sometidos a este tratamiento no presentan mejora alguna,  mientras que otro tercio presenta efectos secundarios graves.

Exposición a bajas dosis de radiación promueve las células con capacidad cancerígena

Virus de Coxsackie para tratar el cáncer de vejiga

El virus de Coxsackie, causa diferentes enfermedades, pero es conocido por ser responsable del resfriado común.

Los investigadores evaluaron la tolerabilidad y la seguridad de la exposición al coxsackievirus o virus de Coxsackie (CVA21), una cepa natural del resfriado común, en quince pacientes con NMIBC, que aparece en la superficie interna de la vejiga.

Una semana antes de la cirugía en la que extirparían sus tumores, a los pacientes se les introdujo el virus CVA21 a través de un catéter en la vejiga. Luego de la cirugía, se examinaron las muestras del tejido retirado y se observó que el virus se había dirigido únicamente a las células cancerosas del órgano, sin afectar en lo más mínimo a las demás células.

Pero la mejor parte es que logró acabar con las células cancerosas. Infectó las células cancerosas y se replicó a sí mismo causando la ruptura de estas y su muerte.

Las muestras de orinas tomadas posteriormente mostraron un “desprendimiento” del virus, lo que han explicado como un trabajo adicional realizado por el virus. Una vez muertas las células cancerosas que había infectado, el virus recién replicado siguió atacando a las células malignas de la vejiga.

Los investigadores destacan el hecho de que los tumores en la vejiga no tienen células inmunitarias, por lo que el sistema inmunitario del paciente no puede contrarrestar sus desastres y el tumor sigue creciendo. A esto se le conoce como áreas “frías” inmunológicamente.

Sin embargo, el tratamiento con el virus parece inflamar y estimular estas áreas para crear lo que denominan “calor” inmunitario, y hacer que las células inmunitarias rodeen al cáncer, atacando y aniquilando las células cancerosas.

En un paciente ni siquiera se encontró rastro de cáncer durante el procedimiento de extirpación del tumor.

“Coxsackievirus podría ayudar a revolucionar el tratamiento para este tipo de cáncer. La reducción de la carga tumoral y el aumento de la muerte de las células cancerosas se observó en todos los pacientes y eliminó todo rastro de la enfermedad en un paciente después de solo una semana de tratamiento, lo que demuestra su eficacia potencial. Notablemente, no se observaron efectos secundarios significativos en ningún paciente”.

Otro punto digno de mención que resalta con el tratamiento con la bacteria Bacille Calmette-Guerin, es que el del virus del refriado común no se observaron efectos secundarios en ninguno de los pacientes.

Queda en manos de la ciencia seguir indagando en la aplicación de esta técnica para comprobar su efectividad en diferentes casos.

Referencia:

Strain of common cold virus could revolutionise treatment of bladder cancer. https://www.surrey.ac.uk/news/strain-common-cold-virus-could-revolutionise-treatment-bladder-cancer

Viral targeting of non-muscle invasive bladder cancer and priming of anti-tumour immunity following intravesical Coxsackievirus A21. http://clincancerres.aacrjournals.org/content/early/2019/06/29/1078-0432.CCR-18-4022

Más en TekCrispy