El colesterol es una sustancia producida en el hígado y que se distribuye en todas las células del cuerpo para ayudarlas en el desarrollo de los diferentes procesos del cuerpo.

Las lipoproteínas de baja densidad, conocidas como LDL por sus siglas en inglés, o simplemente como colesterol malo, se han relacionado con el desarrollo de enfermedades cardíacas desde hace muchos años. Esto por estar implicado en la acumulación de grasa en las arterias.

Sin embargo, desde hace algún tiempo se ha empezado a sospechar que quizás este no es tan malo, o al menos no está relacionado directamente con padecimientos cardíacos.

En octubre del año pasado reseñamos un estudio realizado por David Diamond, un profesor de Farmacología y Fisiología en la Universidad del Sur de Florida, en conjunto con colaboradores de una variedad de países como Estados Unidos, Reino Unido, Suecia, Francia, Italia, Japón e Irlanda, sugirió que las investigaciones sobre el tema no son del todo fiables.

Se trata de una teoría bastante polémica, ya que derribaría todas las recomendaciones médicas conocidas hasta ahora para reducir el riesgo de padecer enfermedades cardíacas.

Ahora un nuevo estudio ha concluido que mantener los niveles del colesterol malo bajos no es del todo recomendable, pues encontraron que estos se relacionaban con un mayor riesgo de accidente cerebrovascular hemorrágico.

El colesterol malo demasiado bajo puede causar accidente cerebrovascular hemorrágico

Los estudios que encontraron relación entre el colesterol LDL bajo y un aumento del riesgo de ictus hemorrágico son en su mayoría pequeños y muy limitados. Estos medían los niveles de colesterol en un solo punto en el tiempo, y no consideraban su posible variación a lo largo del tiempo.

Pero este nuevo estudio incluyó aproximadamente 96,043 adultos en la ciudad de Tangshan, China, sin antecedentes de accidentes cerebrovascular, ataque cardíaco o cáncer. Los investigadores midieron los niveles de colesterol al inicio del estudio, y la repetían cada año durante un período de nueve años.

El riesgo general de ictus hemorrágico fue de 1 por ciento entre todos los participantes, según señala el estudio, relativamente bajo. Pero se observó que en este período, hubo 753 casos de accidente cerebrovascular hemorrágico, una cifra significativa.

¿Cuáles son los niveles adecuados de colesterol bajo?

El colesterol LDL interviene en la función de las células. Bajos niveles, podrían hacer frágiles a los glóbulos rojos y causar su colapso.

Según la referencia de los Institutos Nacionales de la Salud de los Estados Unidos (NIH, según sus siglas en inglés), los adultos sanos deben mantener su colesterol debajo de 100 miligramos por decilitro (mg/dL). En cambio, aquellas personas con riesgo muy alto de sufrir problemas cardíacos deben procurar reducirlo incluso por debajo de 70 mg/dL.

Los horarios y salarios de las nuevas formas de empleo repercuten en la salud de los trabajadores

Sin embargo, se encontró que aquellas personas que tenían sus niveles de colesterol LDL por debajo de 70 mg/dL tenían 65 por ciento más de probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular hemorrágico durante el período de estudio en comparación con aquellas cuyos niveles de LDL de 70 a 99 mg/dL.

Y las personas con niveles de colesterol LDL por debajo de 50 mg/dL tenían más del doble de probabilidades de tener un accidente cerebrovascular hemorrágico, en comparación con las que tenían niveles de LDL de 70 a 99 mg/dL.

Ante estos resultados, el autor principal del estudio, Xiang Gao, profesor asociado de ciencias de la nutrición en la Universidad Estatal de Pensilvania, señala que como todo lo relativo a cuestiones de salud, se trata de mantener un equilibrio:

“Como ocurre con muchas cosas en la nutrición, la moderación y el equilibrio es clave a la hora de decidir el nivel objetivo óptimo de colesterol LDL. No puedes ir al extremo, demasiado alto o demasiado bajo”.

El estudio no logró descifrar la razón por la que el colesterol LDL bajo se relaciona con el accidente cerebrovascular hemorrágico, pero Gao supone que esta puede residir en la función del colesterol mismo.

Como ya mencionamos, el colesterol interviene en la formación de membranas celulares. Los niveles muy bajos de LDL, pueden hacer los glóbulos rojos frágiles, haciéndolos a su vez más propensos a la ruptura que desemboca en el ictus hemorrágico.

Aunado a ello, se cree que el colesterol LDL influye en la coagulación de la sangre, por lo que sus niveles demasiado bajos pueden conducir a hemorragia.

A pesar de su utilidad, estos resultados merecen mayor investigación. Los autores reconocen que a pesar de la gran población que se incluyó, todos estos participantes vivían en una misma ciudad China. Es necesario evaluar dicha situación en otro entorno cultural. Además, tampoco se tomó en consideración la dieta que llevaban los participantes.

Referencias:

Cholesterol that is too low may boost risk for hemorrhagic stroke. https://www.eurekalert.org/pub_releases/2019-07/ps-cti062819.php

Low-density lipoprotein cholesterol and risk of intracerebral hemorrhage. A prospective study. https://n.neurology.org/content/early/2019/07/02/WNL.0000000000007853

Más en TekCrispy