Se espera que la población mundial alcance los 10 mil millones para mediados de siglo, lo que representa un aumento de 3 mil millones de personas con respecto al año 2010. A medida que nos acercamos a esta explosión demográfica, los expertos buscan formas sostenibles de alimentar al mundo.

Con esto en mente, un enfoque basado en la cosecha de larvas de mosca soldado negra (Hermetia illucens) tiene el potencial de “revolucionar” la forma en que el mundo se alimenta. Un acre de estas larvas puede producir más proteínas a partir de desechos orgánicos que 3.000 acres de ganado.

Valor nutritivo de alta calidad

A fin de satisfacer la demanda alimentaria esperada, uno de los objetivos más importantes es lograr un cambio importante de las proteínas animales al encontrar sustitutos de la carne. La proteína del insecto es de alta calidad y hay más de 1.700 tipos de insectos que los científicos han identificado como comestibles.

Mosca soldado negra.

Los investigadores explican que la industria de larvas de mosca soldado negra podría salvar vidas, estabilizar economías, crear empleos y proteger el medio ambiente.

Tal afirmación está bien fundamentada: una sola colonia de moscas soldado puede transformar una tonelada de desperdicios, incluidos desperdicios de alimentos o estiércol, en alrededor de 50 kilos de proteína de alta calidad y unos 200 kilos de composta, un abono orgánico.

Una compañía llamada Symton BSF cosecha las larvas de las moscas soldado negras y las vende como alimento para reptiles y mascotas exóticas, como lagartijas, aves e incluso erizos.

Una larva de la mosca de un soldado negro puede consumir el doble de su peso en alimentos cada día. En su viaje de 14 días desde la cría hasta la pupa, una sola larva crecerá casi una pulgada y aumentará su peso en un factor de 10.000. Comen de manera compulsiva para almacenar nutrientes para sus dos semanas de vida como adultos, cuando por lo general no comen nada.

Fuente renovable de proteínas

Las larvas son alimentadas con una mezcla de granos patentada que proporciona una nutrición óptima para los animales que se alimentarán de ellas. En complemento, la mosca Hermetia es muy rica en calcio, conteniendo 50 veces más por gramo que los grillos o los gusanos de harina.

La cosecha de larvas de mosca soldado negra  tiene el potencial de revolucionar la forma en que el mundo se alimenta.

Más allá de su valor nutritivo, las larvas de moscas soldado negra también son excelentes para eliminar el desperdicio de alimentos. Los gusanos podrían utilizarse para ayudar a eliminar una porción de los millones de toneladas de CO2 que se liberan de los desechos de alimentos en descomposición.

Como manifiesta el investigador Jeff Tomberlin, profesor de entomología en la Universidad de Texas A&M:

“El alimento de proteínas obtenido a partir de insectos puede ser una solución y una fuente renovable de proteínas para alimentar a los animales y, en última instancia, para alimentar al mundo”.

Los aspectos económicos son lo suficientemente prometedores como para que las grandes empresas agrícolas ingresen al mercado de las proteínas de insectos.

En tal sentido, la ONU está de acuerdo. En un informe del año 2013, la organización pronosticó que el cultivo de insectos tendría que desempeñar un papel clave, tanto como alimento para animales como para alimentar a las personas, si el mundo el mundo pretende alimentarse de manera sostenible en las próximas décadas.

Referencias:

Maggots: A taste of food’s future. Washington Post, 2019. https://wapo.st/30dhfRW

Rearing Methods for the Black Soldier Fly. Journal of Medical Entomology, 2002. https://doi.org/10.1603/0022-2585-39.4.695