Foto: Reuters

Google ha retrocedido en una batalla con el gobierno de Nueva Zelanda, después de que su sistema de envío de alertas por email, Trends, violó una orden judicial que eliminaba los detalles de un caso por homicidio. La medida se produce en medio de la creciente disputa entre los gigantes tecnológicos y los reguladores por la responsabilidad del contenido que se publica en sus plataformas.

Jacinda Ardern, primera ministra de Nueva Zelanda, se mostró decepcionada por el incumplimiento de la orden judicial, que elimina el nombre de un criminal que asesinó a una turista británica de 22 años de edad, Grace Millane.

Según Reuters, en diciembre pasado, Trends envió varias alertas automáticas de email donde mencionó al acusado, al cual se le había otorgado una supresión temporal de su identidad para garantizar un juicio equilibrado. Sin embargo, Google puso su nombre en el renglón de “Asunto” y lo envió a miles de usuarios del país.

No valen las disculpas

Aunque Google emitió sus disculpas públicas por el error, la compañía se negó a modificar el sistema de alertas automáticas. En ese momento, el gigante tecnológico dijo que no era necesario realizar modificaciones porque el caso era “único”, e involucró el asesinato de una persona extranjera, además de que otros medios internacionales revelaron la identidad del homicida.

Pero Nueva Zelanda no es EE.UU., y los reguladores no fueron condescendientes con la explicación de Google. En respuesta a la postura de la compañía, el ministro de Justicia, Andrew Little, acusó a Google de desafiar el sistema judicial de la nación. Luego de reunirse con varios ejecutivos de la empresa esta semana, Little dijo:

El desprecio de Google por la ley de Nueva Zelanda y la familia de Grace Millane es inaceptable, y ahora estaré considerando mis opciones (…) Al final, Google está actuando efectivamente como editor y publicando material que está bajo órdenes de supresión en Nueva Zelanda, y no pueden y no deben permitir que se salgan con la suya.

En respuesta a las afirmaciones del ministro, Google ha dicho que respeta el derecho a los juicios justos en todo el mundo, y reconoce que forma parte del sistema legal de cada país. En este sentido, la compañía dijo que estaba trabajando en la eliminación solicitada por el gobierno neozelandés.