Como probablemente recuerdes de la saga cinematográfica Jurassic Park, los velociraptores (y dinosaurios similares) se distinguían por las terribles garras en forma de hoz en sus dedos, y eso que solo contaban con una en cada pata.

Los recién descubiertos restos fósiles de un dinosaurio de una especie relacionada, muestran que este espécimen estaba doblemente armado. Un equipo de paleontólogos brasileros encontró que el dinosaurio Vespersaurus paranaensis caminaba apoyándose en un solo dedo solo para blandir dos grandes garras en cada pata.

Pequeño pero letal

Aparte de las temibles garras, Vespersaurus puede no haber parecido una amenaza demasiado grande. Se estima que el dinosaurio medía sólo 80 centímetros de alto, 1,6 metros de largo y pesaba solo 15 kilogramos.

El Vespersaurus descansaba su peso sobre un largo dedo que sobresalía del medio de cada pata, dejando a cada lado dos dedos con grandes garras listas para la caza.

Sus vértebras estaban llenas de cavidades llenas de aire, como los huesos de los pájaros, lo que los hacía ligeros y probablemente bastante rápidos.

A pesar de su tamaño, este pequeño carnívoro era de temer. Su boca estaba llena de dientes afilados y serrados, lo que se complementaba muy bien con sus punzantes garras.

El Vespersaurus descansaba su peso sobre un largo dedo que sobresalía del medio de cada pata, dejando a cada lado dos dedos con grandes garras listas para la caza. El equipo describe las armas como las garras más rectas y afiladas entre los dinosaurios relacionados, lo que las hace perfectas para hincar en su presa y desgarrarla.

La especie recién identificada pertenece el grupo de los terópodos, lo que significa que está emparentado con carnívoros famosos como el velociraptor e incluso el T-Rex. Sin embargo, dado su tamaño, probablemente se limitó a la caza de pequeños dinosaurios y otros animales de la época.

Correr y saltar mejor

El dinosaurio fue descubierto en el municipio de Cruzeiro do Oeste del estado de Paraná, en el sur de Brasil, y habría vivido hace unos 85 a 90 millones de años en un ambiente desértico.

Los huesos resaltados indican aquellos que se han encontrado hasta ahora.

Curiosamente, el descubrimiento de Vespersaurus ayuda a resolver un misterio de larga data. En la década de 1970, los paleontólogos encontraron en la misma región unas extrañas huellas fósiles que parecían tener un solo dedo, es decir, que eran monodáctiles.

Después de realizar tomografías por ordenador y reconstruir digitalmente las patas del nuevo dinosaurio, los investigadores pudieron confirmar que tales huellas pertenecían a Vespersaurus.

Los investigadores señalan que otros animales monodactílicos, como los caballos y los antiguos canguros, perdieron sus dígitos adicionales para correr y saltar de manera más eficiente, y sugieren la posibilidad de que Vespersaurus también haya desarrollado su andar sobre un dedo por motivos similares.

Referencia: A new desert-dwelling dinosaur (Theropoda, Noasaurinae) from the Cretaceous of south Brazil. Scientific Reports, 2019. https://doi.org/10.1038/s41598-019-45306-9