Un equipo de científicos de la Universidad de California en San Francisco (UCSF), descubrió una nueva enfermedad autoinmune que se desencadena específicamente por el cáncer testicular.

Utilizando una herramienta de diagnóstico recientemente desarrollada, la investigación reveló cómo el cáncer puede hacer que el sistema inmunitario se dirija al cerebro y provoque una enfermedad neurodegenerativa grave.

Patrón de tinción

Las enfermedades neurológicas generalmente se rastrean aplicando una muestra de un paciente a una pequeña porción de tejido cerebral de un ratón. El patrón de tinción, que se observa posteriormente bajo el microscopio, causado por anticuerpos que se unen al tejido cerebral, se puede utilizar para determinar ciertas enfermedades autoinmunes.

Una vez que aparece un tumor testicular, el sistema inmunitario responde y los anticuerpos siguen una proteína hacia el cerebro pudiendo provocar daño neurológico.

Durante aproximadamente 20 años, los científicos han identificado un patrón de tinción específico que solo se asoció con pacientes con cáncer testicular que también sufrían síntomas de ataxia, una afección neurodegenerativa. Sin embargo, no estaba claro exactamente qué anticuerpo estaba causando este patrón de tinción específico.

Pero este nuevo estudio parece haber resuelto finalmente este misterio de larga data. Usando una nueva forma de tecnología de visualización de fagos programable, los científicos ahora pueden analizar muestras de pacientes, rastreando 700.000 dianas de anticuerpos diferentes contra todas las proteínas humanas conocidas.

Al analizar el líquido cefalorraquídeo de un paciente con cáncer testicular y síntomas neurológicos inexplicables, el nuevo método de detección identificó autoanticuerpos que atacan una proteína, llamada KLHL11, que se encuentra tanto en los testículos como en algunas partes del cerebro.

Prueba de diagnóstico

Se sospecha que el sistema inmunitario está preparado para atacar a esta proteína una vez que aparece un tumor testicular, y luego los anticuerpos del sistema inmunitario siguen esa proteína hacia el cerebro, lo que resulta en un daño neurológico grave. Esta nueva enfermedad autoinmune se llama encefalitis paraneoplásica.

El nuevo método de detección identificó autoanticuerpos que atacan una proteína que se encuentra tanto en los testículos como en algunas partes del cerebro.

Una enfermedad paraneoplásica es una condición desencadenada por un cáncer en algún lugar del cuerpo, y los investigadores creen que esta nueva tecnología de detección ayudará a descubrir una serie de afecciones autoinmunes paraneoplásicas actualmente no identificadas.

Hasta ahora, los investigadores han verificado la presencia de estos anticuerpos KLHL11 en 37 hombres con cáncer testicular y síntomas neurológicos inexplicables.

Se espera que esta investigación pueda, en el corto plazo, conducir a una nueva prueba de diagnóstico específica para este biomarcador en particular, la cual ayude a detectar a los pacientes con cáncer testicular con esta condición, antes de que se  produzca un daño neurológico grave.

Como explica el doctor Divyanshu Dubey, investigador afiliado al Centro de Esclerosis Múltiple y Neurología Autoinmune de la Clínica Mayo y coautor del estudio:

“El diagnóstico precoz es extremadamente importante. Si diagnosticamos a los pacientes en forma temprana, podemos iniciarlos con medicamentos inmunosupresores. Cuanto antes podamos evitar que ocurra este daño, más pronto podremos detener la progresión de la enfermedad e incrementar las posibilidades de mejora clínica en la vida del paciente”.

Referencia: Kelch-like Protein 11 Antibodies in Seminoma-Associated Paraneoplastic Encephalitis. The New England Journal of Medicine, 2019. https://doi.org/10.1056/NEJMoa1816721