Foto: Nikkei

Un ingeniero eléctrico de nacionalidad ha sido declarado culpable de conspiración para contrabando de hardware militar desde EE.UU. a China. El acusado, llamado Yi-Chi Shih, es un ciudadano chino con residencia temporal en la ciudad de Los Ángeles, California.

El día de ayer, el Departamento de Justicia (DoJ) reveló que el ingeniero obtuvo chips de semiconductores militares de manera ilegal e intentó enviarlos a sus socios en el país asiático. Shih, de 64 años, conspiró junto a Kiet Ahn Mai, un residente de Pasadena, para acceder al sistema de una compañía anónima que fabrica semiconductores y circuitos integrados monolíticos de microondas (MMIC).

Una propuesta falsa

Al parecer, Mai se hizo pasar por un cliente de esta compañía y junto a Shih accedió a su red de ordenadores. Desde allí, ambos pudieron obtener con más facilidad el hardware, ya que la empresa creía que los chips proporcionados serían de uso exclusivo para EE.UU. Sin embargo, Shih envió los productos a CGTC, una firma china que fabrica MMIC.

Los fiscales vinculados al caso aseguraron que los diseños de la compañía con sede en EE.UU. se utilizaron previamente en aplicaciones militares y comerciales dentro del territorio norteamericano. En este sentido, algunos de sus clientes han sido la Fuerza Aérea de EE.UU., la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de la Defensa (DARPA) y la Armada.

El DoJ afirmó que no hizo falta buscar una licencia de exportación, ya que la misma habría sido rechazada en caso de que Shih presentase una solicitud. Las autoridades descubrieron el plan de envío ilegal cuando se enteraron que Shih era el director de CGTC.

El ingeniero fue declarado culpable de 18 cargos criminales, incluyendo fraude, falsificación y conspiración para obtener acceso no autorizado a una compañía privada. La cantidad de cargos podría someter al hombre a 219 años de prisión.

Se conoció además que CGTC había sido incorporada anteriormente a la lista negra del Departamento de Comercio, por presuntamente haber participado en actividades que atentan contra la seguridad nacional de EE.UU.