Imagen: Intel

Intel, junto a 10 compañías de la industria automotriz, han publicado un documento técnico que describe las primeras reglas para la fabricación, prueba y aprobación de coches autónomos “seguros”. La coalición, formada por Aptiv, Audi, Baidu, BMW, Continental, Daimler, Fiat Chrysler Automobiles, Here Technologies, Infineon, Intel y Volkswagen, asegura que se trata del informe más amplio en ofrecer una guía clara sobre la seguridad para este tipo de vehículos.

El documento, titulado “Safety First For Automated Driving“, será presentado en todas las conferencias de la industria automotriz y tecnológica a escala mundial durante los próximos meses. Los grandes ausentes de esta propuesta para los coches autónomos son Waymo, Tesla, General Motors, Nvidia, Pony.ai y Aurora, la startup respaldada por Amazon.

Sin embargo, la coalición asegura que su propuesta está abierta para cualquier entidad que desee participar. De momento, los gigantes del sector que decidieron no apoyar las nuevas reglas, no han emitido ningún anuncio al respecto.

Principios rectores para los coches autónomos

En el caso de Ford, Volvo, Uber y Waymo, estas compañías cuentan desde 2016 con un grupo llamado “Coalición de Conducción Autónoma para calles más seguras”. El objetivo de esta iniciativa es trabajar de manera conjunta con los reguladores y usuarios para informar sobre los beneficios de los coches autónomos desde el punto de vista social.

El planteamiento de la coalición liderada por Intel, básicamente busca desarrollar una estrategia genérica para convertir a la conducción autónoma de Nivel 3 y Nivel 4 en el estándar del sector. Como hemos informado anteriormente, el Nivel 3 de autonomía es aquel en donde el coche requiere intervención ocasional del conductor, mientras que el Nivel 4 incluye coches que operan sin intervención humana en algunas situaciones.

Conoce a Orion, los lentes inteligentes del futuro, el secreto de Facebook

A fin de estandarizar estos niveles, la propuesta de Safety First For Automated Driving, aboga por la aplicación de los siguientes principios:

  1. Operación segura
  2. Dominio de diseño operacional
  3. Entrega iniciada por el operador del vehículo.
  4. Seguridad
  5. Responsabilidad del usuario
  6. Entrega iniciada por vehículo
  7. Interdependencia entre operadores de vehículos y sistemas de conducción automatizados (ADS)
  8. Evaluación de la seguridad
  9. Grabación de datos
  10. Seguridad pasiva
  11. Comportamiento en el tráfico
  12. Capa segura

Lo correcto es que cada uno de estos principios se complemente con los demás, bien sea durante la fase de prueba de coches autónomos o durante su diseño. El grupo busca tener la seguridad de que los vehículos no se vean limitados por regulaciones extremadamente conservadoras, sino que, admitan diversas capacidades.

En este sentido, los coches autónomos deberían tener la capacidad de determinar su propia ubicación, predecir su funcionamiento a futuro, crear una estrategia de conducción segura y, posteriormente, cumplirla. En caso de que las cosas no vayan según lo planeado, el coche tendría la capacidad de responder adecuadamente y comunicarse con el fabricante a fin de preservar la seguridad de las personas.

Más en TekCrispy