Desde siempre, nuestros padres y abuelos nos han advertido de muchísimas cosas peligrosas que, una vez que somos adultos, no nos parecen tan amenazadoras. Advertencias como “no duermas frente a espejos porque trae mal augurio” o “deberías comer lentejas para atraer riquezas” han sido frases típicas de la niñez de muchos.

Sin embargo, seguramente habrás escuchado en algún momento la gran cantidad de peligros que conlleva ver directamente un eclipse solar, los cuales están tan presentes en el colectivo que ya no se diferencian de lo que es mito o realidad. 

Es por esto que hoy aclararemos las dudas de una vez por todas y te diremos cuáles de las siguientes afirmaciones son reales y cuáles no lo son para que sepas qué puedes hacer en el eclipse total de sol de este 2 de julio.

Es un mal augurio

Antes de que pudieran estudiarse debidamente, los humanos atribuían los eclipses a simbolismos del cosmos, tal como sucede con otras creencias antiguas. Así, surgió la idea de que estos fenómenos en realidad eran una advertencia de que se avecinaba algún desastre o que algo fuera de lo común sucedería a partir de ese hecho. Incluso, la palabra “eclipse” proviene del griego “ékleipsis”, que significa desaparición o abandono.

Sin embargo, hoy en día sabemos que no es así. Los eclipses son fenómenos en los que un cuerpo celeste, como la luna, se atraviesa frente al otro, como el sol, hasta que lo bloquea de forma parcial o total, lo cual no es sinónimo de un mal augurio sino que es un simple evento de la naturaleza.

Te hace sentir cansado

Esta afirmación, a pesar de que no suene tan creíble, tiene su lado de verdad. No de la forma en la que podrían pensar muchos (porque no, el eclipse no va absorber la energía de las personas), pero sí podría influir incluso en el aspecto psicológico.

El eclipse ocurrirá este 2 de julio aproximadamente a las 3:00pm, hora en la que el sol está casi en su punto más alto, lo cual significa que, usualmente, hay mucha luz. Según Rubén Quezada, profesor de la Universidad Católica del Norte en Chile, si de pronto se produce una ausencia de luz, gracias al eclipse, anímicamente habrá cierta desvitalización, lo cual conlleva a que las personas sientan ganas de dormir. Sin embargo, debido a que este fenómeno es transitorio, esto no repercutirá en nuestro organismo.

El eclipse afecta en el embarazo

Esta es una creencia popular que está muy arraigada en nuestra cultura. Se dice que si una mujer embarazada observa el eclipse, el bebé podría nacer con malformaciones o incluso manchas en la piel.

Esta, a pesar de ser una creencia muy fuerte, no es más que un mito. Las malformaciones de los bebés suceden cuando hay otros factores en el embarazo que afectan al feto. Por otro lado, que un bebé nazca con manchas es un hecho completamente aislado al del eclipse.

Mirarlo directamente daña los ojos

Esta afirmación es completamente cierta. Debido a que los rayos UV son mayores al momento del eclipse, mirar directamente hacia él causaría irritación en los ojos, daños en la retina e incluso ceguera. 

El Dr. Rodrigo Vidal, jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital Clínico Universidad de Chile, afirma que ver directamente al eclipse causa un daño “permanente, irreversible, y que no cuenta con tratamiento alguno”. Es por esto que se le pide a aquellos que quieran apreciar el fenómeno la utilización de lentes especiales que sean capaces de filtrar efectivamente los rayos UV provenientes del mismo.

A pesar de todos los mitos o supersticiones que puedan existir, lo importante siempre será estar informado ante eventos como este. Así, poco a poco las personas podrán entender las verdaderas consecuencias y podrán disfrutar más tranquilamente de fenómenos tan espectaculares como los eclipses solares.

 

Más en TekCrispy