El mundo no es un lugar fácil para las mujeres si hablamos de salud femenina, pues además de tratar de cumplir con los parámetros de imagen impuestos por la sociedad, también tenemos una visita cada mes que aún sigue siendo un tabú e incluso un impedimento para la rutina diaria en muchos países. La menstruación conlleva muchos aspectos que no suelen ser muy agradables como los cambios de humor y los dolores de vientre, por lo que deseamos pasar esos días al menos con un poco de combustible, que son los llamados antojos premenstruales que nos hacen querer comer todo lo que encontramos a nuestro paso.

Visto así suena como algo muy cotidiano, pero la realidad es que, para las mujeres que siempre luchan con su peso o siempre están a dieta, esto suele ser un gran obstáculo, pero la ciencia viene al rescate una vez más para asegurar que los antojos premenstruales son completamente normales y no hay nada de qué avergonzarse.

¿Por qué tenemos antojos antes de la menstruación?

La fluctuación de las hormonas que se produce durante el ciclo menstrial es la responsable de que se nos antoje comer toda la comida chatarra del mundo.

Para comprender esta pregunta primero es esencial saber qué es el Síndrome Premenstrual y cómo funciona. El síndrome premenstrual o SPM, es, como su nombre lo indica, la etapa previa a la menstruación, que en realidad es la segunda fase del ciclo menstrual que comienza con la ovulación y que termina con el inicio del periodo.

Durante esta etapa, conocida como fase lútea, es cuando aparecen los antojos de comida alta en carbohidratos y grasa, así como otros síntomas como el cambio de humor, ansiedad, irritabilidad e incluso depresión. De acuerdo con un informe del Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos, existen al menos unos 150 síntomas del síndrome premenstrual que pueden afectar el día a día de las mujeres por falta de concentración, fatiga, dolor abdominal y problemas gástricos.

El síndrome premenstrual se manifiesta de maneras únicas en cada mujer, pero los antojos suelen ser de los síntomas más comunes, al menos 97% de las mujeres los han experimentado incluso sin un diagnóstico claro de SPM. Esto se debe a la fluctuación de hormonas que se produce durante la fase lútea, en los que las mujeres segregan estrógeno y progesterona, que puede incrementar la ingesta de calorías en unas 500 extras al día.

Confort en los carbohidratos

Los carbohidratos tienen un impacto en el aumento de la serotonina, un neurotransmisor de nuestro sistema nervioso central que es responsable de hacernos sentir mejor y más felices.

Específicamente, de acuerdo con estudios, los antojos de carbohidratos ocurren durante la fase lútea en comparación con la fase folicular, por ello las mujeres suelen recurrir a los carbohidratos por su efecto terapéutico por ser una fuente que aumenta la serotonina, un neurotransmisor del sistema nervioso central, responsable de elevar nuestros niveles de bienestar y felicidad.

Si una mujer se siente mal durante el ciclo menstrual, sumado a los problemas que pueda estar enfrentando en su día a día, buscará sentirse mejor gracias a una deliciosa pizza o a un reconfortante chocolate. Está científicamente comprobado que el aumento de la serotonina –ya sea por una dieta recomendada o alguna medicina– nivela la ingesta de comida y el balance de los estados de ánimo y del humor.

¿Cómo sentirnos mejor, pero sin comprometer nuestra salud?

Si bien una dosis de chocolate no le hace mal a nadie, hay que controlar los excesos. Si buscamos más carbohidratos en nuestra dosis para sentirnos mejor, podemos seleccionar buenos carbohidratos que aporten mayor valor alimenticio que otros alimentos vacíos. Entre los carbohidratos saludables que podemos consumir están los granos, el arroz integral, frijoles y lentejas, además, se recomienda dar prioridad a las harinas integrales por encima de las harinas blancas procesadas.

Si bien un poco de chocolate no le hace mal a nadie, hay que cuidar los excesos. En caso de que nuestro cuerpo requiera más carbohidratos, busquemos fuentes más saludables como los granos y las harinas integrales.

Entre otros consejos –que también pueden venir bien durante momentos de alta ansiedad– que se pueden aplicar está la reducción de bebidas con cafeína y el alcohol, así como la disminución de la sal, azúcar y grasas procesadas que eventualmente abren más el apetito.

De esta manera, podemos encontrar una fuente natural de sobrellevar el síndrome premenstrual y sus antojos respectivos sin necesidad de comprometer la salud, aunque de vez en cuando, si el día ha sido muy difícil, no cae nada mal ir por una buena porción de pastel de chocolate.

Referencias:

Here’s Why Your PMS Cravings Are Totally Okay, According to Science: https://www.sciencealert.com/here-s-the-science-behind-those-pms-food-cravings

Premenstrual Syndrome (PMS): https://www.acog.org/Patients/FAQs/Premenstrual-Syndrome-PMS