¿Por qué vivimos en un universo con tres dimensiones espaciales y una temporal? ¿Por qué no alguna otra combinación, como cuatro dimensiones espaciales o dos dimensiones temporales?

En las últimas décadas, los físicos han explorado esta pregunta investigando las propiedades de otros universos para ver si podría haber vida compleja en ellos. Su conclusión es que no podría existir en un universo con cuatro dimensiones, ni en una con más de una dimensión del tiempo. Así que el hecho de que la humanidad se encuentre en un universo de 3 + 1 dimensiones es inevitable.

Esto se conoce como el argumento antrópico, el cual establece que si las propiedades fundamentales de nuestro universo tridimensional se modificasen, la vida ya no sería posible.

Investigadores buscan partículas de energía oscura proveniente del Sol

Requisitos de la vida

Los físicos han asumido que dos dimensiones espaciales no podrían permitir el tipo de complejidad para sustentar la vida. También piensan que la gravedad no funcionaría en dos dimensiones.

El investigador mostró cómo ciertas familias de gráficos planos pueden demostrar la complejidad necesaria para que funcione una red neuronal biológica.

Pero en contraposición a estos argumentos, una investigación demuestra la posibilidad de que existan formas de vida complejas en un universo bidimensional. Es un reclamo audaz, pero el físico de la Universidad de California en Davis (UC Davis) James H. Scargill hizo el trabajo para respaldarlo.

En un reciente estudio, el investigador describe cómo un llamado universo 2 + 1, es decir, dos dimensiones espaciales y una dimensión temporal, podría sostener la gravedad y los sistemas biológicos complejos, dando lugar a muchas suposiciones sobre la naturaleza y los requisitos de la vida tal como la conocemos.

El investigador elaboró ​​una teoría de la gravedad que apoya un cosmos bidimensional que no es tan diferente del nuestro, y no excluye automáticamente las formas de vida complejas.

Referente a este segundo argumento, que las redes neuronales no podrían formarse con la suficiente complejidad en un universo 2D, Scargill mostró cómo ciertas familias de gráficos planos pueden tener la complejidad necesaria para que funcione una red neuronal biológica.

Descartando argumentos

En otras palabras, Scargill presentó pruebas claras y viables contra teorías de larga data que afirman que nuestro universo es el único tipo de cosmos capaz de soportar formas de vida lo suficientemente complejas.

El autor del estudio elaboró ​​una teoría de la gravedad que apoya un cosmos bidimensional que no es tan diferente del nuestro.

Si bien este trabajo de ninguna manera indica que los universos 2D en realidad existen, y ciertamente no prueba que la vida –si la hubiera– pudiera existir, sí descarta algunos de los argumentos que fácilmente suprimen estas ideas.

El universo podría ser 2 mil millones de años más joven de lo pensado

También hay otra posibilidad interesante de su trabajo: si la vida puede existir en un universo 2 + 1, ¿podemos simularlo? La computación cuántica puede contener la respuesta a esa pregunta, y como manifiesta el autor:

“En particular, sería interesante determinar si podría haber otros impedimentos para la vida que hasta ahora se hayan pasado por alto, así como seguir buscando explicaciones no antrópicas de la dimensionalidad del espacio-tiempo”.

Referencia: Can Life Exist in 2 + 1 Dimensions? ArXiv, 2019. https://arxiv.org/abs/1906.05336v1

Más en TekCrispy